La pareja se proclamó campeona del mundo en mayo y tan sólo tres meses después de Europa. Ambos títulos los consiguieron en su especialidad, la clase Tornado de Vela.