Mejor y más atractivo
El nuevo León tiene un aspecto imponente y el diseño más conseguido de los últimos Seat. Foto
El anterior Seat León fue todo un éxito de ventas para la marca, y razones no le faltaban. Su sucesor utiliza la misma plataforma de aquel modelo y del Altea (que también la comparte con el Golf y el A3), pero –a pesar de mantener el nuevo estilo de diseño de Seat– es mucho más atractivo, con una carrocería baja y perfilada que imita a un coupé deportivo de dos puertas –las manetas de las puertas traseras están camufladas en el cristal de la última ventanilla lateral–.
 
Amplio y bien acabado
 
A pesar de su línea afilada, el León tiene un habitáculo amplio, pues su altura está ligeramente por encima de los modelos de su tamaño. El espacio longitudinal es muy bueno, no tanto la anchura en la parte trasera, pero ofrece una agradable sensación de desahogo y comodidad.
 
El maletero, con 341 litros, está dentro de la media de su segmento, pero no resulta especialmente amplio para un coche de este tamaño. El salpicadero sigue el estilo marcado por el Altea y el León, con algunos detalles nuevos, pero sin grandes cambios. Los plásticos son duros, con una textura agradable y una excelente calidad de terminación.
 
El motor 2.0 Tdi cuenta con 140 caballos. Sus principales virtudes están en su bajo nivel sonoro y unos consumos realmente bajos, aunque a pocas revoluciones resulta algo perezoso. Viene con cambio manual de seis velocidades y puede llevar (como opción) el magnífico DSG automático/secuencial con doble embrague.
 
El León gira completamente plano y tiene un tacto deportivo que lo hace muy estimulante. La dirección con asistencia eléctrica es rápida y precisa y todo el conjunto tiene una extraordinaria agilidad que hace del León un vehículo divertido para conducirlo. Además, el control de estabilidad (que forma parte del equipamiento de serie) incluye un nuevo sistema que, aprovechando la asistencia totalmente eléctrica de la dirección, avisa al conductor con unos leves tirones del lado al que debe girar el volante cuando se produce una emergencia.
 
Líder de la categoría
 
Lleva seis airbag, control de tracción y estabilidad, ABS y, opcionalmente, airbag laterales traseros (253 euros), además de climatizador, elevalunas, cierres y llantas de aleación de 16 pulgadas. El nuevo León se convertirá pronto, sin duda, en una de las estrellas de su categoría.