Mahiedine Mekhissi-Benabbad
Mahiedine Mekhissi-Benabbad YOUTUBE

El atleta francés Mehiedine Mekhissi-Benabbad, protagonista del incidente más sonado de los Europeos de Zúrich, en agosto pasado, se ha propuesto mirar hacia adelante, aunque se considera campeón continental, no solo de 1.500, sino también de 3.000 m obstáculos, pese a su descalificación.

He venido a hablar de la San Silvestre, para correrla. Para mí, yo gané aquella carrera y estoy contento con ello

"Ha sido un buen año para mí. He ganado las dos finales de los campeonatos de Europa (1.500 y 3.000 obstáculos), que eran los dos objetivos que me había propuesto", se limitó a afirmar sobre el caso. Cuatro meses después de aquel incidente, Mekhissi tomará este miércoles la salida en la San Silvestre Vallecana, la más populosa del mundo, en la que participarán 40.000 corredores.

El francés perdió en Zúrich su medalla de oro en obstáculos, que habría sido la tercera consecutiva, a resultas de una reclamación de la delegación española ante el Comité de Apelación que, al prosperar, metió en el podio al gerundense Ángel Mullera, que había terminado cuarto.

Mekhissi, dos veces subcampeón olímpico de obstáculos (Pekín y Londres), se dejó llevar en Zúrich por la euforia al verse ganador y, celebrando por anticipado su triunfo, se quitó la camiseta en plena recta final, infringiendo el artículo 143.1 del reglamento. "He venido a hablar de la San Silvestre, para correrla. Para mí, yo gané aquella carrera y estoy contento con ello", declaró a EFE en vísperas de la carrera vallecana.

Los responsables de Nike, alegando "órdenes de arriba", se negaron a que Mekhissi respondiera a la pregunta de si guardaba algún rencor hacia la delegación española. "Lo pasado está pasado. No miro atrás. Prefiero concentrarme en el presente y en el futuro", comentó el atleta.

Mekhissi carece de experiencia en los diez kilómetros, la distancia de la San Silvestre Vallecana. "Es mi primera experiencia en la San Silvestre. No tengo ninguna presión. He estado dos meses sin entrenarme y me tomo esta carrera con buen humor, con la intención de pasármelo bien. No me como la cabeza con la idea de ganar. Acaba de empezar la temporada", apuntó. "Es la primera vez que corro la distancia de 10.000 metros. Nunca lo he hecho, ni en pista ni en ruta", precisó.