James Key
James Key, procedente de Toro Rosso, se incorpora a McLaren como ingeniero jefe. Red Bull Content Pool

La reestructuración de la cúpula de McLaren sigue su curso. Después de la vorágine que provocó la dimisión forzada de Eric Boullier, la escuadra de Woking ha anunciado la incorporación de uno de los ingenieros de más renombre del paddock: el ingeniero jefe de Toro Rosso, James Key.

Este británico de 46 años sustituirá a Matt Morris, que era el máximo responsable de la parte técnica del equipo inglés. El fiasco que ha supuesto el McLaren MCL33 ha dejado muy tocada la moral de los británicos, que han emprendido una profunda revolución desde la cabeza. La llegada de Gil de Ferran y Andrea Stella a la cabeza visible esta temporada se verá completada con la incorporación de Key, aunque esta no tiene fecha.

Y es que, como es habitual en el mundo anglosajón y especialmente en la Fórmula 1, el aún hoy ingeniero jefe de Toro Rosso deberá tomarse una 'licencia de jardinería', o 'gardening leave'. Esta curiosa costumbre obliga al trabajador a estar un tiempo de inactividad, sin incorporarse a su nuevo puesto, para evitar traspaso de información confidencial, datos o proyectos de futuro, que puedan entenderse como espionaje industrial.

Los días o meses que pase parado dependerá de las negociaciones entre Red Bull, que es quien le pagaba hasta el momento, y McLaren, que será quien le pague. En cualquier caso, el gran proyecto de Key será el diseño del monoplaza de 2019. El futurible 'MCL34', si finalmente se llama así, saldrá de las manos de un ingeniero criado a los pechos de Adrian Newey. El hombre que llevó a Red Bull desde la zona media a ser los reyes de la Fórmula 1 se rodeó de hombres de mucho talento, entre los que destacó James Key.

Toro Rosso no va a poner las cosas fáciles. En cuanto McLaren anunció el fichaje de Key, emitieron un tuit con unas contundentes frases de Franz Tost, jefe de la escudería de Faenza: "James Key tiene contrato de larga duración con el equipo. Los contenidos del contrato son confidenciales, por lo que no haremos más comentarios al respecto".

Con experiencia en Jordan, Williams, Force India y Toro Rosso, James Key ha sido en este último equipo donde ha visto cómo su fama y prestigio han crecido como la espuma. Conseguir hacer monoplazas que, en algunas ocasiones, han mostrado mejores prestaciones que las del propio Red Bull (el equipo matriz de Toro Rosso) le hicieron estar en la agenda de muchos de los grandes, como Ferrari o Mercedes entre otros.

Al final ha sido McLaren la que le ha convencido, no sólo con un sueldo que ya quisieran algunos pilotos, sino con la garantía de que tendrá plenos poderes en cuanto al diseño del próximo monoplaza.