Una comisaria de la FIA supervisa a un mecánico de BMW tras la denuncia de McLaren
Una comisaria de la FIA supervisa a un mecánico de BMW ROLAND WEIHRAUCH / EFE

McLaren y Lewis Hamilton no se rinden. Siguen empeñados en ganar el título mundial en los despachos: a pesar de que la FIA descartó castigar a Williams y BMW  después de una reclamación presentada por la escudería inglesa tras la carrera de Interlagos, el equipo de Ron Dennis ha anunciado su intención de apelar esa decisión, según informa la prensa inglesa.

La escudería de Woking notificó anoche a la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) su intención de recurrir este veredicto, apelación que, de llegar a buen puerto, daría el Campeonato del Mundo al compañero de equipo de Alonso en McLaren.

Tras la carrera de Brasil, en la que Kimi Raikkonen se proclamó campeón del mundo, McLaren denunció ante la FIA a las escuderías Williams y BMW, acusándolas de utilizar gasolina congelada.

Diez grados

La temperatura del combustible de los cuatro coches denunciados al final de la carrera estaba entre los 23 y 25 grados. La normativa dice que la temperatura del combustible nunca puede ser inferior a diez grados con respecto a la temperatura ambiente: en Brasil el termómetro marcó el domingo 37 grados centígrados, con lo cual la temperatura de la gasolina no podría ser inferior a 27 grados.

Pero tras estudiar el caso y oír a los representantes de todos los equipos, la FIA decidió, ya en la madrugada del lunes, no sancionar a ningún piloto: las cosas se quedan como estaban.

Los dos BMW y un Williams quedaron por delante de Hamilton. Si fuera eliminados, Hamilton subiría a la cuarta plaza y sería campeón del mundo. Todo un escándalo, según Fernando Alonso.

Damon Hill defiende a McLaren 

Para Damon Hill, el último inglés en ganar el campeonato del mundo, en 1996, no sería un escándalo.

En declaraciones a la BBC, Hil considera que McLaren ha sido perjudicada en más de una ocasión por la FIA mientras que otros equipos han salido impunes.

"Si retrocedes al comienzo de la temporada, el argumento de McLaren era que Ferrari ganó la primera carrera usando un mecanismo que más tarde se descubrió como ilegal por parte de la FIA", afirmó el inglés.

"Comprendo que
un par de grados de temperatura en el combustible puedan ser vistos como tan insignificantes que no habría ninguna diferencia", explicó Hill.

"Pero estamos hablando de diferencias tan diminutas en la Fórmula Uno que ha de haber una raya en la que o estás a un lado o al otro", concluyó.