Los jugadores del Barcelona
Los jugadores del Barcelona celebran el título de Copa, el primero de los tres conseguidos en el mes de mayo. EFE

El fútbol, en sus altares centenarios de luces y sombras, honra el eléctrico Ajax de Johan Cruyff, expone con fervor la samba del Brasil de Pelé y aún llora por los talentos perdidos, en accidente aéreo, del gran Torino (1949) y el Manchester United (1958). Desde este miércoles, en ese lugar de culto del deporte rey que reúne las grandezas y las miserias del deporte del balompié, el Barcelona de Josep Guardiola ocupará un lugar preeminente, iluminado y nada negativo: el Barça del triplete.

Los azulgrana son el quinto club que logran encadenar tres títulos en una misma campaña. Igualan así al Celtic de Glasgow escocés, a los holandeses del Ajax y el PSV y a los británicos del Manchester United. Pero su mérito se encuentra en el cómo, en las formas.

Supone la tercera Champions del FC Barcelona

El Barcelona, sencillamente, ha desplegado el mejor juego de la temporada; y posiblemente de los últimos años. Más allá de colores, rivalidades y otras cuestiones de índole sentimental, la plástica belleza del fútbol bien jugado ha encontrado denominación de origen en los planteamientos de Guardiola. Un obsesivo y minucioso currante que ha pasado de entrenar al equipo filial a dictar cátedra mundial.

El mes de mayo del Barça ha sido excepcional. Sentenció la Liga goleando al Madrid en el Bernabéu, logró eliminar in extremis al rácano Chelsea en las semifinales de la Champions, goleó al Athletic Club de Bilbao en la final de Copa, concretó su triunfo liguero y ayer, ante el United, logró su tercera Champions. Se recordará, como el romance, que por mayo, era por mayo...