Maurizio Sarri
El italiano Maurizio Sarri, entrenador del Chelsea para las tres próximas temporadas. Chelsea FC

El Chelsea ha confirmado este sábado la contratación de Maurizio Sarri como nuevo entrenador para las tres próximas temporadas. El técnico italiano llega procedente del Napoli, al que ha entrenado durante las tres últimas temporadas, y sustituye a su compatriota Antonio Conte, destituido un día antes.

El perfil de Sarri, un tipo peculiar, difiere mucho del de su predecesor en Stamford Bridge. Conte fue un jugador de éxito, campeón de Europa con la Juventus y subcampeón del mundo con Italia. Como entrenador, se sentó en esos dos banquillos. Sarri, sin un pasado conocido como jugador, ha desarrollado casi toda su carrera en clubes modestos: Sorrento, Alessandria, Grosseto, Perugia, Hellas Verona, Empoli... Nápoles ha sido su trampolín y, a sus 59 años, afronta en Stamford Bridge el mayor reto de su vida profesional.

Las mayores dudas del Chelsea para su contratación no eran deportivas. Es malhablado ("Quizás podamos tocarle un poco los huevos al Real Madrid"), provocador (dedicó una peineta a la afición de la Juve) y machista; y fue duramente criticado por la mala respuesta que dio a una periodista que le preguntó si la lucha por el título se le había complicado después de empatar con el Inter. Tras unos instantes de silencio, Sarri le respondió entre risas: “Eres mujer y eres guapa. No te mando a tomar por culo por estos dos motivos”.

Una mujer, precisamente, se ha encargado de darle la bienvenida al Chelsea: su directora general, Marina Granovskaia. "Estamos deseando que traiga su filosofía de juego al Chelsea. Su Napoli practicaba uno de los juegos más vibrantes de Europa, impresionaba por su ataque y dinamismo", ha declarado. Sarri, por su parte, espera "ofrecer un fútbol entretenido y luchar por los títulos que el Chelsea se merece".

Apuesta por el juego directo

Su apuesta es un 4-3-3 que dota de mucha movilidad a los jugadores, que intercambian posiciones según las posibilidades y necesidades del juego. Su Napoli se ha distinguido por un fútbol combinativo con transiciones verticales y rápidas, relacionadas con un estilo más directo y de contraataque.

En defensa, tras una pérdida, ordena que varios de sus jugadores presionen al rival que lleve el balón. Esta labor comienza con los delanteros sobre la defensa rival, sin perder de vista el repliegue y la contención en el medio del campo. Hace sólo unos meses, Pep Guardiola dijo que el Napoli era el mejor equipo al que se había enfrentado. Este año en la Premier League volverá a verse las caras con su autor.