Pietrus y Bullock
Pietrus y Bullock (Efe) Paco Rodríguez (Efe)

Antes de jugarse la final de la Supercopa ACB entre Unicaja y Tau Vitoria, el francés del equipo malagueño Florent Pietrus recogió el testigo como campeón de mates de la ACB y Louis Bullock el de triples.

La mecánica del concurso de mates lo hizo aún más interesante, se trataba de ganar con el mejor mate de una serie de tres. Los jugadores, sobre la marcha, podían ir pensando lo que hacer para mejorar las intervenciones de sus adversarios, podían improvisar.

El estadounidense Charles Gaines (DKV Joventut) y el cajista Florent Pietrus se jugaron el título en un mano a mano. Gaines sólo utilizó un recurso, el que tiene en los músculos de las piernas. Pietrus, que había hecho dos mates sensacionales en las dos primeras rondas, arriesgó al máximo en la tercera y eso le dio el triunfo.

Tras los sensacionales mates del estadounidense, el francés tenía que hacer algo fuera de lo común y lo logró.

Tercer mate espectacular

El francés contó con la colaboración del hispano-argentino Juan Pepe Sánchez. Primero se marchó a una esquina de la pista. Allí apareció Berni Rodríguez que le entregó un extraño objeto. Era un catalejo. El galo lo usó para buscar a Sánchez en las gradas.

Allí estaba el base con dos balones. Pietrus le indicó por señas que subiera por las escaleras hasta que se situó en una de las puertas de acceso al graderío. Desde esa posición le lanzó el balón en tres ocasiones sin que el jugador del Unicaja lograse conectar con él. Pero en ninguna de esas ocasiones había tocado el aro. Así que le dieron una última oportunidad.

Pietrus enganchó el balón en la definitiva. Dio un bote perfecto, en el sitio justo, enviado por Sánchez desde la grada. Lo agarró y metió una mano rompedora. Jugaba en casa, había metido el mejor mate y había sido creativo. Suyo era el título.

Bullock, el mejor anotador de triples

El escolta estadounidense del Real Madrid Louis Bullock volvió a coronarse como el mejor lanzador de triples de la Liga ACB en el pabellón Martín Carpena, donde ya había ganado este título en la temporada 2004-05.

Bullock hizo una última ronda fantástica con veintiséis puntos, la anotación más alta de toda la prueba y, también, de la sesión de entrenamiento en la que se fijaron el orden de las eliminatorias inciales.

Los dos finalistas, Marlon Garnett del Estudiantes, y el madridista, eligieron el orden de participación y el jugador estudiantil decidió abrir el fuego. Terminó los veinticinco lanzamientos con diecinueve puntos, la mejor marca de sus tres series. Bullock no le dio opción.

El jugador blanco dejó claro que andaba fino en el primer carro. Cogió carrerilla y en el cuarto soporte superó la marca del estudiantil al transformar el balón tricolor de valor doble. Bullock vuelve a ser el rey de los triplistas, y es que él mismo advirtió: "Málaga me da suerte".