La FIFA impone sanciones económicas, además de partidos a Materazzi y de labores sociales a Zidane

Las claves:
  • Como Zidane está retirado, tendrá que hacer labores "humanitarias".
  • La FIFA ha determinado que no hubo insultos racistas.
Zidane, a su llegada a Zúrich. (Reuters)
Zidane, a su llegada a Zúrich. (Reuters)
Andreas Meier

El comité disciplinario de la FIFA, con sede en la ciudad suiza de Zúrich, determinó una sanción de "7.500 francos suizos (4.840 euros) y tres partidos de suspensión" para Zidane, pero como el francés ya se ha retirado del fútbol tendrá que "realizar trabajos humanitarios con niños y jóvenes dentro de los programas de la FIFA".

Además, la FIA ha impuesto "dos partidos de suspensión a Materazzi y una multa 5.000 francos (3.250 euros)".

Tras escuchar a Zidane hoy y a Materazzi, el pasado 14 de julio, el comité disciplinario de la Federación Internacional determinó que "no hubo insultos racistas".

Zidane estuvo hoy en la sede de la FIFA, en la ciudad suiza de Zúrich, para explicar el incidente con Materazzi. El francés estuvo allí durante algo más de dos horas y reiteró que el italiano profirió insultos contra su familia.

El deportista galo no realizó declaración alguna ni a la entrada ni a la salida del edificio, pero sí recibió el apoyo de medio centenar de hinchas que le gritaron palabras de ánimo.

No hubo careo

La FIFA canceló el careo previsto para hoy por considerar que las explicaciones dadas por el italiano el pasado 14 de julio eran suficientes por el momento, de cara a tomar una decisión sobre posibles sanciones por el incidente.

Por tanto, no hubo el momento cumbre de sus versiones enfrentadas sobre los motivos que llevaron a Zidane a dar un cabezazo en el pecho al defensa de Italia en la prórroga de la final del Mundial.

Pero la FIFA ya tiene las versiones de ambos sobre una acción que ninguno de los dos ha querido aclarar públicamente. Ahora, tiene que decidir qué hace.

Las versión de Zidane antes de su comparecencia privada

Zidane, que con esa acción puso fin a su carrera futbolística, dijo en la televisión francesa que se limitó a responder a una grave ofensa del defensa italiano, que dirigió "palabras muy duras" contra su hermana y su madre, sin especificar cuáles.

Al recordar cómo transcurrió el lance con Materazzi, Zidane afirmó: "Él me tiraba de la camiseta y yo le dije que parara y, que si la quería, que esperara al final del partido".

"Entonces, dirigió palabras muy duras que repitió varias veces, palabras que me afectaron mucho sobre mi hermana y mi madre", afirmó el capitán francés, quien añadió que prefería recibir un puñetazo en la cara que escuchar ciertos insultos.

Zidane aseguró que no se arrepiente de lo que hizo y pidió que fuera castigado el central italiano. "Ya basta con sancionar siempre la reacción", clamó.

Como consecuencia de estas acusaciones, la FIFA decidió abrir un expediente disciplinario a Materazzi , que ya dio su versión de los hechos a la Federación Internacional y también respondió a través de la prensa, en este caso italiana.

Y la versión de Materazzi

El italiano admitió que insultó al mejor jugador del pasado Mundial, pero aseguró que es incapaz de ofender a la madre de nadie, porque él la perdió pronto.

"En esto soy débil y no me avergüenzo. No podré nunca insultar una madre y he sabido sólo hoy que la de Zidane está mal; le deseo lo mejor", dijo.

En breve se sabrá si hay sanciones, a las 14:30 horas se hará público

Zidane, ya retirado, se expone a perder el "Balón de Oro" que obtuvo como mejor jugador del mundial, según sugirió Joseph Blatter, presidente de la FIFA.

Materazzi, mientras, puede enfrentarse a una suspensión ejemplarizante que, a punto de cumplir 33 años, podría acabar con su carrera internacional.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento