Ultras
Ultras de la Lazio antes de la final de la Coppa de Italia. EFE

Las autoridades de Roma encontraron este miércoles en el parque de los Acueductos, en la periferia de la capital italiana, el cadáver de Fabrizio Piscitelli, más conocido como Diabolik, uno de los capos de los ultras de la Lazio.

Según informan varios medios italianos, el cuerpo de Piscitelli apareció con un disparo en la cabeza y las primeras investigaciones apuntan a un ajuste de cuentas por su relación con el narcotráfico. A 'Diabolik' le dispararon por la espalda, a la altura de la oreja izquierda y el autor huyó rápidamente, según aseguró el testigo que avisó a la policía.

Este conocido ultra estaba siendo investigado por sus conexiones con la mafia y ha estado involucrado en varios casos de tráfico de drogas. Desde 2014, su nombre formaba parte del sumario del caso 'Mafia Capital', una operación contra la corrupción empresarial y política que aún hoy está abierta.

Cuando se enfundaba la camiseta y bandera de la Lazio, 'Diabolik' era uno de los más radicales de la grada del Olímpico de Roma y comandaba a los conocidos como 'Irreductibles'. Fue uno de los más activos en los años más duros del movimiento ultra en el Calcio, aunque con el tiempo fue pasando a un segundo plano en favor de los más jóvenes.

Ultraderechista, antisemita y machista, entre otras cosas defendía que las mujeres no debían participar en el fútbol, ni como aficionadas ni mucho menos como jugadoras. A sus 53 años, contaba con numerosos antecedentes penales y tenía numerosos enemigos. El pasado mes de mayo, la sede de los Irreductibles recibió un ataque bomba. "Si quieren volver a los años del terrorismo, estamos listos. No nos detendremos. Saben dónde estamos y saben dónde vivo", dijo Piscitelli como respuesta a este atentado.