Manolo Martínez, atleta y humanista del siglo XXI

  • Pintor, escultor, fotógrafo y escritor, estrena la película ‘Estigmas’.
  • "Muchos luchan por esto toda su vida y yo he tenido la suerte".
  • A sus 34 años no piensa en la retirada del atletismo.
Manolo Martínez, en la película Estigmas (arriba), y durante los Nacionales Indoor de Sevilla’09.
Manolo Martínez, en la película Estigmas (arriba), y durante los Nacionales Indoor de Sevilla’09.
Nadir films / EFE

El lanzador de peso Manolo Martínez, 31 veces campeón de España y campeón del mundo en pista cubierta en Birmingham 2003, es un humanista del siglo XXI por el interés que demuestra en disciplinas culturales como la pintura, la escultura, la poesía, la fotografía y la música. "Decir eso a lo mejor es demasiado. Simplemente tengo la necesidad de expresarme, el ahogo creativo".

Manolo acaba de añadir una faceta más a su vida paralela al tartán: la de actor protagonista en la película Estigmas, recién estrenada y a cuya presentación en Valladolid asistieron las también atletas Mayte Martínez y Marta Domínguez.

"Mi papel les sorprendió gratamente. Muchos actores luchan por esto toda su vida y yo he tenido la suerte de conseguirlo a la primera. Además, no he recibido ninguna crítica negativa, lo que es muy difícil".

Llegada de las mellizas

El atleta de León reconoce que lleva "dos años en los que no he hecho casi nada por el nacimiento de mis hijas mellizas. Ahora ya van a la guardería, lo que me está permitiendo recuperar la pintura y la escultura. Aún soy un poco inclasificable porque no tengo un lenguaje cerrado. Mi estilo no llegaría a la abstracción, pero sí al simbolismo. Me encanta deformar la realidad".

En cuanto a la escritura, "donde estoy más cómodo es en la poesía. Soy más libre para hacer lo que quiero". La fotografía le sirve "para contar historias desde un punto de vista onírico". Y en la música, "estoy inmerso en un proceso de investigación absoluto. Creo yo los sonidos de los instrumentos desde la base".

Esta inquietud artística demuestra para Manolo que "el atleta no es un burro. Si quieres llegar a la élite tienes que ser muy inteligente porque tienes que dominar factores como la alimentación, la fisioterapia, el entrenamiento, el control emocional... La cultura a mí también me sirve como válvula de escape".

A sus 34 años, y a pesar de sus múltiples actividades paralelas, no piensa en la retirada: "Y menos para el año que viene. No voy a perderme los Europeos de Barcelona".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento