Marta Domínguez
La atleta palentina, Marta Domínguez, gana la Divina Pastora de Madrid. EFE

Nuevos documentos publicados por El País indicarían que la atleta palentina Marta Domínguez pudo ser paciente de  Eufemiano Fuentes, médico y cabecilla de la Operación Puerto, al menos desde 1997 cuando ella tenía 22 años.

Que MZD sea una mujer se explica con una anotación: "hierro francés en días violetas"

De los documentos manuscritos se desprende un plan de extracciones y reinfusiones de sangre con las siglas MDZ, que pasa a ser MZD en 2005 y Urco en la identificación de una cuenta bancaria en Andorra .  Pero, según informa indica una nota del doctor Eufemiano Fuentes sellada por el equipo Kelme, el 17 de diciembre de 1997 tuvieron como paciente a MARTA DGZ, de 22 años.

En esa visita se hizo un reconocimiento y la recomendación de “iniciar tratamiento con” (el dibujo de punto rodeado de círculo al que se ha asociado EPO) “muy suavecito”. En otro documento se ve un plan de preparación de MZD en 2005 que coincide con el calendario de Marta Domínguez, que comenzó la temporada en mayo tras una lesión.  Además, el hecho de que MZD sea una mujer se explica en una anotación del calendario: “ácido fólico y hierro francés en los días violetas” (menstruación).

En la lista de deportistas entregadas por las acusaciones en la Operación Puerto figura el nombre de Marta Domínguez asociada a 9-Urco. Urco era el nombre de su perro, y Fuentes  –como confesaron Basso y Jaksche– utilizaba el nombre de sus mascotas como códigos en las bolsas de sangre.

Por último, figura la programación enviada en una hoja de fax por el representante de Marta Domínguez, José Alonso Valero, desde el número oficial de su compañía en Alcorcón, con fecha de 2 de junio de 2005 a las 21:07. El abogado de la atleta señaló a El País que Marta Domínguez niega "cualquier relación médico-paciente con Fuentes así como el uso de sustancias prohibidas". 

Operación Galgo

Marta Domínguez fue detenida y posteriormente puesta en libertad sin cargos en el marco de la Operación Galgo. Se acusaba a la atleta de suministrar sustancias dopantes a otros deportistas. "Se me ha tratado como a lo peor", aseguró posteriormente. "Nunca en mi vida he tomado sustancias dopantes", afirmando que había sido obligada a sufrir "la pena del telediario" porque no le había juzgado la justicia "sino la prensa".