Nigeria, campeón de África
Los jugadores de Nigeria celebran la Copa África conseguida ante Burkina Faso. EFE

La Federación de Fútbol de Marruecos medita su decisión de no albergar la próxima edición de la Copa de África, prevista para comienzos de 2015, debido al miedo que existe en el país norteafricano a un posible contagio de ébola. La Copa de África debe celebrarse entre el 17 de enero y el 8 de febrero, pero Marruecos algunas fuentes gubernamentales ya adelantan que se ha decidido no ser la sede que acoja el torneo. La Federación marroquí, que viene pronunciándose en esta dirección desde días atrás, ha propuesto a la Confederación Africana de Fútbol (CAF) tres alternativas para evitar problemas mayores.

El fútbol es un solo juego y el objetivo es preservar la seguridad de nuestros ciudadanos

Las propuestas pasan por retrasar la competición hasta 2016; que Marruecos se haga cargo de la edición de 2017 y ésta no se juegue, o que el país organizador renuncie totalmente a ejercer como sede y que se atenga a las consecuencias que puedan derivar de su rechazo. "La CAF ha rechazado todas nuestras peticiones y nos vemos obligados a retirarnos de la Copa África 2015 con carácter inmediato. Estamos hablando de vidas. El fútbol es un solo juego y el objetivo es preservar la seguridad de nuestros ciudadanos. Estamos dispuestos a asumir todas las consecuencias", dijo un portavoz del Gobierno de Marruecos al portal Supersport.com.

Marruecos quiere evitar a toda costa el riesgo de un posible contagio con la presencia de jugadores y aficionados de los países afectados con el brote en el Continente Negro, tales como Sierra Leona, Liberia, Uganda, Guinea, Congo, Sudán y Gabón. La organización de la Copa de África aún desconoce las selecciones que obtuvieron un billete para la cita, ya que la fase de clasificación termina en noviembre de 2014, pero se preferiría tomar la decisión antes de "asumir un riesgo" para la población marroquí.

Marruecos podría su decisión a las recomendaciones de su Ministerio de Sanidad y de la Organización Mundial de Salud (OMS). El ministro de Juventud y Deportes, Mohamed Uzin, indicó este miércoles por la noche en un programa de debate en el segundo canal oficial marroquí que la decisión de pedir el retraso no fue "fácil" justificándola por la rápida expansión del ébola y no fue por la falta de preparación logística porque están dispuestos a organizarlo "a partir de mañana, dijo.

Por su parte, el ministro de Sanidad de Marruecos, Husein El Uardi, volvió a insistir sobre la necesidad del retraso de la competición africana y apoyó su decisión sobre las recomendaciones preventivas de su departamento así como las la OMS que llama a "evitar las concentraciones (en espacios restringidos) donde participan los países afectados por el virus del ébola". En este sentido, El Uardi subrayó que no se ha declarado hasta la actualidad ningún caso de ébola en el país, pero subrayó que "el riesgo cero no existe".

La Confederación Africana de Fútbol (CAF) analizará en su comité ejecutivo del 2 de noviembre en Argel la solicitud de retraso del gobierno de Marruecos para decidir sobre si mantiene la cita de la competición que en principio debería organizarse entre enero y febrero, o cancelar la cita y retrasarla. Según los últimos datos de la OMS, el actual brote de ébola ha causado 4.493 muertos y ha contagiado a 8.997 personas.