Márquez y Rossi
Márquez y Rossi TWITTER.COM/MOTOGP

El enfrentamiento entre Marc Márquez y Valentino Rossi no va a acabar en breve, pero no será porque desde el Dorna, los responsables de organizar el Mundial, no pongan freno al asunto. La primera decisión que han tomado ha sido no fomentar las comparecencias públicas juntos. Ni Márquez ni Rossi estarán en la rueda de prensa oficial previa a la carrera del GP de las Américas, en la que tradicionalmente están los pilotos más destacados de la anterior.

La tensión entre ambas partes no ha aflojado ni un poco. Rossi cargó recientemente en instagram, acusando a Márquez de ser un "piloto peligroso". El español ha intentado esquivarlo, pero no tendrán más remedio que verse. A su llegada al trazado texano de Austin, les han avisado a ambos: no quieren otro 'show' mediático, ni mucho menos escenas como la del tenso enfrentamiento en el box de Yamaha tras la carrera de Argentina.

Eso no va a evitar que haya declaraciones. Marc Márquez hablará en el box del Repsol Honda ante los medios y, unas horas después, Valentino Rossi hará lo propio en el de su equipo. De lo que digan saldrán numerosos titulares y, probablemente, un guión para el día siguiente.

El viernes será la primera vez que los dos pilotos coincidan en la misma sala. Será en la reunión de pilotos, preceptiva en cada Gran Premio, en el que los comisarios, los técnicos y los propios corredores dan las claves, instrucciones y reclamaciones previas a la carrera. Carmelo Ezpeleta, jefe de Dorna, afirmaba en 'El Periódico' que la reunión será crítica, aunque previsiblemente más calmada. "Lo auténticamente importante es lo que se diga en esa reunión. ¿Por qué? Porque ahí es donde los pilotos se dicen las verdades, comentan las acciones de carrera y, sobre todo, mantienen un diálogo del que yo tomo nota para, luego, pasárselo a la Federación Internacional de Motociclismo (FIM), que debe hablar con los ocho comisarios que se turnan en la misión de dirigir y juzgar las carreras", advirtió Ezpeleta.

En esa reunión saldrá a colación las posibles sanciones a las que deben someter a los pilotos agresivos. Uno de los partidarios de endurecerlas es Jorge Lorenzo, que ha mantenido duras rivalidades tanto con Márquez como con Rossi, y que dijo que ese tipo de situaciones se evitarían si el castigo fuese mayor.