Márquez y Lorenzo
Marc Márquez y Jorge Lorenzo, pilotos del Honda Racing Team. EFE

Marc Márquez y Jorge Lorenzo han firmado la paz. Ambos pilotos se presentaron este miércoles en Madrid al frente del equipo Repsol Honda, por lo que han dejado de lado sus diferencias.

"Trabajaremos para avanzar la temporada y habrá sus más y sus menos seguro, pero eso será una buena señal, puesto que se quedarán dentro del taller”, explicó Márquez; “estamos en la alta competición, y eso lo dice todo y es bueno que haya esa competencia, pero nos ayudará a crecer de nivel y para llevar buenos resultados a nuestro equipo".

Por supuesto, Márquez incluye a su compañero entre los rivales en la lucha por el título de MotoGP: "A Jorge lo tengo en la lista de rivales para el título, viene de ganar con otras marcas y tiene la obligación de estar ahí, llega a un proyecto ganador y él es ganador. Empiezo la temporada con todos, Dovizioso, las dos Yamaha, veremos las Suzuki con Rins, pero habrá que esperar a mitad de temporada para ver qué es lo que sucede, si es complicado ganar o cómo están los rivales".

Rivalidad sin dramas

Lorenzo, por su parte, ha recordado que durante su carrera había compartido taller con "Rossi, Spies, Dovizioso y Marc, pero la situación es parecida" a cuando empezó en 2008 en MotoGP, "con un Valentino que quería volver a ganar tras no hacerlo en 2006 y 2007".

"Ahora llego al 'box' del campeón, que conoce muy bien la moto y es fuerte y seguro que la adaptación no será fácil, pero arrancamos bien en Valencia y en Jerez; Marc es un fenómeno y tiene ventaja en este sentido, pero paso a paso espero conseguir los resultados que quiero", recalcó Lorenzo.

Respecto a la rivalidad con su nuevo compañero, fue claro al afirmar que "no hay que hacer mucho drama de esta situación". "Somos personas diferentes y es lógico que pensemos diferente, y tengamos nuestros roces, pero no hay que darle importancia", señaló.

"En 2013 no teníamos ninguna relación, pero luego sí, y hemos coincidido en fiestas celebrando resultados y nos hemos llevado bien, si bien es normal que haya roces, y más llevando la misma moto, pero son muchas más cosas positivas las que este dúo puede aportar y el equipo está por encima de los pilotos, por lo que intentaremos que haya los menos problemas posibles", dijo Lorenzo.

El 'novato' Lorenzo

"Lo tiene mucho más fácil él conmigo para ganarme que yo con él, porque soy novato pero lo que en realidad mete presión es ir rápido en la pista y eso vale para los dos", explicó Lorenzo.

"Compartiremos algunas cosas y otras no, porque cada uno tiene sus vicios, pero tener dos campeones hace crecer y que el otro piloto no se relaje, al final el pique que podamos tener Marc y yo es algo natural", continuó Lorenzo.

"No hay que hacer mucho drama de esta situación, somos personas diferentes y es lógico que pensemos diferente y tengamos nuestros roces, pero no hay que darle importancia pues en 2013 no teníamos ninguna relación y luego sí", reconoció el piloto de Palma.

"Existe la posibilidad de que dos compañeros tengan roces y se caigan los dos, pero también es pequeña, porque ninguno se quiere caer ni tirar al otro ya que con el compañero de equipo se tiene un poco más de cuidado, salvo que te la juegues en la última curva de la última vuelta", aseguró Jorge Lorenzo.