Márquez
Márquez, en línea de meta en Austin. EFE

El español Marc Márquez, claro vencedor del Gran Premio de Austin de MotoGP, que ganó por sexta vez consecutiva, no negó que salía "extra motivado en esta carrera", además de confirmar que notó "una presión extra durante todo el fin de semana".

Sobre sus celebraciones al final,el ilerdense explicó en Onda Cero que "he hecho ese gesto de 'calma', al estilo Cristiano, porque todo el mundo me ha pedido calma en las últimas semanas".

Además, nada más acabar la carrera, Márquez explicó sobre la bandera estadounidense con el dorsal del fallecido Nicky Hayden que "ésta era la primera carrera en América después de su muerte y fue un piloto muy importante para este país, el último campeón que tuvieron y también importante para Honda y, sobre todo, amigo mío".

"Tuve la oportunidad de compartir taller con él y eso no me lo quita nadie", recordó Márquez, quien comentó que el resto de gestos fueron "de calma", pues adujo que "ese no lo voy a negar, es más claro que el agua", mientras que del otro explicó que estuvo en "una escuela con Unicef en Brasil, ayudando a niños con pocos recursos para ir a la escuela, y para ellos era un signo especial llevarnos las manos a la frente. No sé bien por qué, porque me hablaban en brasileño, pero les prometí que se lo haría".