Mark Webber
Mark Webber, tras abandonar en China. Agencias

Lo que ha vivido el australiano Mark Webber en el G. P. de China de Fórmula 1 ha sido lo más parecido a un calvario.

El fin de semana aciago del piloto de Red Bull comenzó el sábado en la calificación, cuando fue sancionado por salir con menos combustible del permitido. Ni siquiera llegó a entrar en la Q3, ya que el coche se le quedó sin gasolina en la Q2.

Por este motivo, el domingo salió desde el pit-lane. Pero los problemas siguieron para él. En la vuelta 15 se tocó con Jean-Éric Vergne, de Toro Rosso. Entró en boxes, por segunda vez, para solucionar el problema.

El colmo fue cuando a las dos vuelta de parar, el neumático trasero derecho se le salió en plena carrera, lo que motivó el abandono definitivo.

Pero como dice el dicho, todo puede empeorar. Horas después de acabar la carrera, la FIA lo ha sancionado con tres puestos en la parrilla de la próxima carrera, en Bahréin, por el choque con Vergne.