El Comité Olímpico Internacional decidió ayer desposeer por dopaje a la atleta estadounidense Marion Jones de las cinco medallas de los Juegos de Sydney 2000 y prohibir su participación en los de 2008.