Jones
Marion Jones posa triste ante las cámaras. (EFE) EFE

La ex atleta de EEUU Marion Jones ha decidido retomar su carrera deportiva en las canchas de baloncesto después de protagonizar un amargo episodio sobre las pistas de tartán, cuando consumió esteroides antes de los Juegos de Sydney 2000, por lo que se retiró y cumplió seis meses de prisión en 2008.

"Sí, vale" fue la rotunda respuesta de Marion Jones cuando le llamaron el pasado mes de mayo desde la NBA para preguntarle si estaba interesada en participar en la categoría femenina de esta competición, la WNBA.

La ex atleta, de 34 años y madre de tres hijos, confesó en una entrevista concedida al periódico estadounidense New York Times que ahora quiere dedicarse al baloncesto. Desde el pasado mes de octubre Jones se entrena con el San Antonio Silver Stars de la WNBA, con el objetivo de fichar en invierno por un equipo europeo y en 2010 regresar a la WNBA, cuya temporada es de mayo a octubre.

Pensé que sería un interesante trabajo y decidí hacerlo. Me daría la posibilidad de tener una segunda oportunidad

La deportista de Los Ángeles, antes de especializarse a mediados de los años noventa en las pruebas de atletismo de velocidad y salto de longitud, ya practicó el baloncesto en la Universidad de Carolina del Norte desde 1993 a 1994. Jones pisó con fuerza las canchas durante su breve experiencia sobre el parqué, ya que en 1994 se alzó campeona de la NCAA con este equipo.

"Pienso que puedo ser un gran activo para la franquicia, por lo que todo se reduce a ¿por qué no?. Realmente, ¿por qué no?", señaló Jones al diario americano, para añadir: "Pensé que sería un interesante trabajo y decidí hacerlo. Me daría la posibilidad de tener una segunda oportunidad".

Pide un deseo

La californiana retoma su carrera deportiva con el deseo de que la gente no la recuerde en un futuro por el capítulo de dopaje que protagonizó en el año 2000. "Es importante que la gente sepa que es posible cometer un error en tu vida, pero lo que haces después es lo que la gente va a recordar de ti", subrayó en la entrevista.

Jones confesó en octubre de 2007 ante un Tribunal Federal de Estados Unidos que había consumido tetrahidrogestrinona (THG) antes de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, así como entre septiembre y julio de 2001. La ex atleta consiguió cinco metales olímpicos aquel verano, tres oros y dos bronces.

En enero de 2008 la deportista fue sentenciada por un juez federal en Nueva York a cumplir seis meses en prisión. Además, le retiraron las medallas que consiguió en Sydney y abandonó su carrera profesional después de que la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) le castigase con dos años sin competir.

"El pasado es el pasado", afirmó el entrenador del equipo de baloncesto de Jones, Dan Hughes, quien aseguró que lo que le importa de la gente con la que trata es "dónde está ahora".

Hughes también indicó que aún no ha hablado con sus ayudantes para saber si la nueva jugadora de baloncesto tiene la "capacidad" de jugar en la WNBA, pero la alabó por intentarlo. "Si ella está interesada en jugar, bien por ella".