Marieke Vervoort
La deportista paralímpica belga Marieke Vervoort, en 2012. WIKIMEDIA

La deportista paralímpica Marieke Vervoort ha confesado en una reciente entrevista con Le Parisien que ha decidido acabar con su vida cuando terminen los Juegos Olímpicos de Río 2016, en los que participa.

La atleta belga, oro en 100 metros lisos y plata en los 200 y 400 metros lisos en Londres 2012, tiene una enfermedad degenerativa que la dejó en silla de ruedas y acabará, en el futuro, con su independencia física. Gracias a la práctica del deporte profesional, Vervoort ha podido combatir la dolencia, pero solicitará la eutanasia en cuanto vuelva de Brasil.

La velocidad es uno de los pocos deportes que puede practicar en la actualidad, después de haber pasado por el baloncesto, el golf, la esgrima e incluso el triatlón. Tiene claro que este deporte es su "única razón de vivir".

"Espero terminar mi carrera en un podio", declara Marieke, que habla del "lado oscuro" de su vida personal, que cada día es más dura. Del 7 al 18 de septiembre, la belga tendrá una oportunidad más de demostrar que, a pesar de las adversidades, el deporte puede transformas a las personas. Vervoort confiesa cómo quiere que sea su funeral: "Quiero que todo el mundo tenga una copa de champán en la mano, y un pensamiento para mí."