Carlos Marchena
Carlos Marchena celebrando la Eurocopa de 2008 que conquistó con España. ARCHIVO / EFE

Carlos Marchena formará parte del cuerpo técnico de la selección española en el Mundial de Rusia. El Sevilla FC, donde ejerce de adjunto a la dirección deportiva, ha cedido al ex internacional para que ayude al nuevo seleccionador, Fernando Hierro.

El despido de Julen Lopetegui por parte del presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, ha provocado que sea Fernando Hierro, hasta ahora director deportivo, quien ocupe el banquillo de España en la gran cita de Rusia.

Además de algunos de los ayudantes con los que Hierro contó en su etapa de entrenador en el Oviedo, Julián Calero y Roberto Ovejero, se lleva al ex jugador de la Selección española, campeón del mundo con la Roja en 2010.

Según indica el Sevilla en el comunicado difundido en su página web, se trata de una medida temporal: en cuanto España finalice su participación en el Mundial, regresará a su puesto en el club hispalense.

Un talismán para la Selección española

Carlos Marchena fue internacional durante nueve años con la Selección española, entre 2002 y 2011. Un total de 69 apariciones con la Roja y dos títulos: campeón de Europa en 2008 bajo las órdenes de Luis Aragonés y del Mundo en 2010 con Del Bosque.

Se da la circunstancia de que durante siete años fue el talismán absoluto de España: con él en el campo, la Roja estuvo siete años sin perder.

No celebró el gol de Iniesta por el bien del equipo

Hace unas semanas, Carlos Marchena revelaba por qué no celebró el gol de Iniesta en la prórroga de la final del Mundial de Sudáfrica que daba el título a España ante Holanda.

Cuando todos los jugadores, titulares y suplentes, corrían hacia el córner a celebrar con el jugador manchego, él entró al campo, aun estando en el banquillo, para evitar que los holandeses sacaran rápido y pillaran a España desprevenida a cuatro minutos del final de la prórroga.

Un hombre comprometido que pondrá su granito de arena para que España conquiste su segundo Mundial en unas circunstancias muy particulares.