Aunque aún no se conoce su destino, la marcha de Antoine Griezmann del Atlético de Madrid es el primer gran movimiento del mercado. Como es habitual, se espera que la noticia genere un efecto dominó, no sólo por el dinero que cambiará de manos en los próximos meses sino por la necesidad de sustituir a los que se van. FC Barcelona, Real Madrid y el propio Atlético ya se están moviendo.

Pocos equipos están en condiciones de afrontar una operación como la de Griezmann, cuya cláusula de rescisión pasará de 200 a 120 millones de euros el 1 de julio. El FC Barcelona, al que plantó el verano pasado por una suculenta ampliación de contrato, es el mejor colocado.

También se ha interesado el PSG, que ya cuenta con un tridente estelar formado por Cavani, Mbappé y Neymar. El primero de ellos, precisamente, es uno de los sueños de Diego Pablo Simeone para el Atlético desde hace años. Sus 32 años  y la llegada de Griezmann a París podrían al fin acercarlo. Otra opción es la de Paulo Dybala, eclipsado en la Juventus tras la llegada de Cristiano Ronaldo.

Si contrata a Griezmann, el Barça se habrá gastado ya 200 millones de euros antes de empezar el verano. En enero cerró ya con el Ajax el traspaso de Frenkie de Jong por 75 millones fijos más 11 en bonus. Ambos clubes negocian ahora por el central Matthijs de Ligt, de 19 años. El precio rondará los 70 e incluso 80 millones de euros, pues entre los interesados hay varios equipos de la Premier League, con cuyo músculo financiero es cada vez más complicado competir.

El Barcelona está obligado a vender para generar ingresos. Los principales jugadores con los que hacer caja son Samuel Umtiti (si llega De Ligt) y Philippe Coutinho, el fichaje más caro de la historia del club, que ha ofrecido un pésimo rendimiento. No será fácil acercarse a lo pagado al Liverpool hace un año y medio: 120+40 millones.

Se espera, no obstante, que el gran animador del mercado sea el Real Madrid, que hasta ahora ha confirmado dos fichajes de perfil bajo: el delantero Rodrygo (Santos, 18 años) y el defensa Militao (Oporto, 21 años), ambos brasileños.

El club confía en poder anunciar la contratación de Eden Hazard en cuanto el Chelsea cierre su temporada con la final de la Europa League. El belga, de 28 años, costará ‘sólo’ 100 millones de euros al entrar en su último año de contrato, caso en el que también se encuentra Christian Eriksen, centrocampista del Tottenham Hotspur. Para esa posición, no obstante, Zinedine Zidane prefiere a Paul Pogba, una operación muy elevada tanto por las exigencias del Manchester United como por su elevada ficha.

De momento, el Real Madrid tiene muy avanzado el fichaje del delantero serbio Luka Jovic, del Eintracht de Fráncfort, por una cifra superior a los 50 millones.