España está con la directa puesta para cumplir con las grandes expectativas, de momento igualando las ocho medallas de hace dos años en Ámsterdam. El atletismo español llegaba con opciones bien repartidas, con un equipo más amplio y variado que nunca, pero la marcha volvió a responder.

Lo hizo además con los dos primeros oros: Álvaro Martín y María Pérez, en 20 kilómetros. Con retraso por culpa de un escape de gas y con las dos pruebas juntas, las calles de Berlín fueron poco a poco preparando la fiesta española. Diego García Carrera acompañó en el podio al pacense con una plata.

Tres medallas de una tacada, siguiendo la racha de los dos días anteriores, con la plata el jueves de Fernando Carro en los 3.000 obstáculos y los bronces de la triplista Ana Peleteiro y el vallista Orlando Ortega. La tarde aún prometía, y cerca estuvo de ser histórica, con un relevo que apunta ya a Tokio 2020.

El relevo 4x400 masculino se llevó el bronce, con 3:00.78 y a 13 centésimas del récord nacional, pero estuvo casi siempre en posición de oro. Óscar Husillos lanzó la carrera y Lucas Búa puso al relevo español primero, cuando todos se cerraron a la primera calle. Samuel García mantuvo la posición de privilegio a la espera de la traca final de Bruno Hortelano.

El velocista récord del atletismo español parecía garantizar un oro que se escapó en los últimos 100 metros, donde acusó el cansancio, después de 200 metros espectaculares, para ser sobrepasado por el belga Kevin Borlee y por el británico Martyn Rooney, en eso sí la segunda medalla para este relevo español, tras el bronce en 1998.

Un final dulce para una gran jornada, pero en una tarde complicada. En la final de 800 metros Álvaro de Arriba no pudo entrar en la pelea, séptimo (1:46.41). Tampoco tocó cara en los 5.000 metros, a pesar de una gran representación. Adel Mechaal se retiró a falta de poco más de 1000 metros. Toni Abadia, en cabeza gran parte de la prueba, terminó 14º y Juan Antonio Pérez 17º, en otro recital del joven noruego de 17 años Jakob Ingrebitsen.

Además, Juliet Itoya no pudo progresar en exceso en la final de longitud, con 6,38 y saltos nulos que le dejaron en la décima posición. Para la jornada de este domingo, el maratón femenino y masculino acapararán la jornada matinal, con más finales en el broche que ponga fin a los Europeos.