Marcelo Vieira.
Marcelo Vieira. EFE

Marcelo ha sido uno de los jugadores más señalados en lo que llevamos de temporada en el Real Madrid. Solari, de hecho, le relegó a la suplencia a favor del enérgico Reguilón, quedando el jugador brasileño en un segundo plano en los días decisivos.

Frente al Celta de Vigo dejó varias acciones de bastante mérito. En la primer mitad dejó alguna buena combinación cerca del área rival, incluyendo un disparo que sacó a córner Rubén Blanco, y en el segundo tiempo estuvo muy participativo en ataque.

La jugada más destacada de su encuentro fue la jugada del 2-0, que terminó marcando Gareth Bale. El brasileño arrancó desde muy atrás, y acabó cediendo en la frontal del área al jugador galés, que resolvió con un buen remate con la pierna derecha.