Marcel Kittel
El velocista alemán Marcel Kittel celebra su triunfo en una de las etapas del Tour de Francia 2014. EFE / YOAN VALAT

El ciclista alemán Marcel Kittel considera que personas como el danés Bjarne Riis, actual director del equipo Tinkoff-Saxo de Alberto Contador, y el kazako Alexander Vinokourov, mánager del Astana, ambos exciclistas implicados en casos de dopaje en el pasado, "contribuyen a que el ciclismo sea percibido todavía como sospechoso".

Gente como ellos contribuyen a que el ciclismo sea percibido todavía como sospechoso

"Personas como Vinokourov o Riis atraen la atención hacia el dopaje. Gente como ellos contribuyen a que el ciclismo sea percibido todavía como sospechoso", declaró el paado viernes el esprinter alemán, de 26 años, al diario germano Frankfurter Allgemeine Zeitung.

Kittel observa como un signo esperanzador que el canal alemán ARD, que recientemente ha denunciado en un documental prácticas de dopaje sistemático en el atletismo ruso, se esté planteando volver a cubrir el Tour de Francia, después de haberlo dejado en 2011 alegando los casos de dopaje.

"Es una buena señal, ahora que el ciclismo ha cambiado dramáticamente y volvemos a tener éxitos alemanes", comentó Kittel, que animó a los periodistas a seguir siendo críticos, pero sin perder la objetividad, "como ha pasado en el ciclismo, y muy especialmente con Jan Ullrich".

Kittel aplaude el proyecto de nueva ley antidopaje alemana, que considera el dopaje como un acto criminal. "Es un paso más en la lucha contra el dopaje, supone un mensaje importante y un elemento disuasorio del uso de métodos prohibidos".

En cambio, se mostró contrario al uso del GPS para que los deportistas estén localizables para pasar cualquier control de dopaje. "No quiero sacrificar mi libertad personal para estar bajo sospecha. Eso va en la dirección incorrecta, no se deberían construir más vallas en torno a los deportistas", dijo.