Maradona
Maradona, en rueda de prensa. (Efe) David de la Paz

"Le volvería a hacer un gol con la mano a los ingleses y otra vez negaría el saludo a los presidentes de la FIFA Joao Havalange y Jospeh Blatter, pero llevaría a dormir a la cama a mis hijas, cosa que siempre hizo su madre Claudia", comentó Maradona en una rueda de prensa en México, donde ha llegado su gira comercial llamada "Showbol". Fue su respuesta a la pregunta '¿qué haría si Dios le diera la oportunidad de volver atrás en su vida?'.

Maradona apuntó que no quería ser soberbio al hablar de su vida y que sólo extrañaba no haber visto crecer a sus hijas.

La conferencia de prensa de Ciudad de México fue difícil para los agentes de seguridad, que no pudieron evitar que se agolparan sobre Maradona muchos periodistas y que algunos le pidieran autógrafos. Pero "El Pelusa" aguantó todo, se mostró animado e incluso se ofreció para cantar una canción si se lo pedían.

30 minutos de rueda de prensa

Con una camiseta negra y un puro en la boca, Maradona habló de fútbol, de política y del presidente cubano Fidel Castro hasta que pasada media hora pidió tregua y los organizadores cortaron la sesión de preguntas.

Diego llegó a México para jugar dos partidos de showbol, un partido de fútbol rápido sobre una superficie de 42 metros de largo y 22 de ancho de césped sintético donde el balón no sale fuera y puede rebotar en las paredes de las bandas.

Elogios para Hugo Sánchez

"Yo tuve diferencias con Hugo, no crean que su carácter es tan noble como el de la Madre Teresa de Calcuta, pero es el candidato número uno y llegó su momento para dar a México una identidad en Europa, como hizo cuando era jugador", señaló.

"Todos los sábados ponen en Argentina partidos de la liga de México y nos divertimos con un fútbol abierto, nada mezquino y con goles; hoy han avanzado mucho, sobretodo gracias a sus jugadores.