Maradona
Diego Armando Maradona, en una imagen de archivo. EFE

El exfutbolista argentino Diego Armando Maradona confesó que, a pesar de sentirse un "exiliado deportivo", morirá "de pie" en una cancha de Argentina.

"Voy a morir de pie en una cancha argentina. Soy un exiliado por el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Julio Grondona, por el 'gagá' de Carlos Bilardo y por los dirigentes que apoyan todas las decisiones de Grondona", manifestó Maradona desde Dubai, en declaraciones a la emisora argentina La Red.

El exentrenador de la selección argentina explicó que su contrato en Dubai, donde es embajador de actividades deportivas, termina en junio y después tiene muchas posibilidades de ir a trabajar a otro fútbol, pero no a Argentina.

Maradona, campeón en el Mundial en México 1986 y subcampeón en Italia 1990, indicó que sigue sin ver los partidos de la selección argentino, mientras que criticó que Hugo Campagnaro (jugador del Nápoles italiano) juegue de lateral izquierdo en la selección albiceleste.

El exfutbolista elogió al entrenador de Boca Juniors, Carlos Bianchi, a quien la prensa local le reprocha por el mal funcionamiento futbolístico de su equipo, tras la victoria frente a Quilmes (3-2) y el empate ante Tigre (0-0), en el torneo local, y la derrota contra el Toluca mexicano (2-1), en la Copa Libertadores.

"Yo creo en Bianchi. No le va a costar la readaptación al fútbol argentino porque es un hombre muy preparado. Estos años en los que estuvo sin dirigir vio fútbol internacional y local. La diferencia es que ahora no tiene un (Jorge) Bermúdez, un (Mauricio) Serna como antes", analizó Maradona.

Admirador de Riquelme

El 'Diez' también enalteció la figura del futbolista Juan Román Riquelme al afirmar que es un "jugador fantástico" y que si se pone bien físicamente será el conductor de Boca.

Más distendido, sobre el reciente nacimiento de Diego Fernando, el hijo que tuvo con su expareja Verónica Ojeda, Maradona se entusiasmó con la posibilidad de que en un futuro pueda conformar un tridente ofensivo con Thiago Messi, hijo de Lionel, y con su nieto Benjamín Agüero, hijo de Sergio.

"¿Sabés lo que sería? Thiago se tiraría un poquito más atrás y Benjamín y Dieguito Fernando irían más de punta", bromeó Maradona, al tiempo que contó que su hijo es igual a él.