El Ricoh Manresa regresó ayer a Liga ACB tras un año de ausencia después de imponerse en el tercer partido de las semifinales de la LEB al Ciudad de Huelva por 72-84. El conjunto manresano acabó con los onubenses por la vía rápida, ya que acceden a la final con un contundente 3-0. Los pupilos de Jaume Ponsarnau aprovecharon los dos primeros partidos (83-64 y 85-59) en el Nou Congost para encarrilar la eliminatoria y ayer la sentenciaron en Huelva. De esta forma, y falta de disputar la final ante CAI Zaragoza o Climalia León, los catalanes volverán a jugar en la elite del baloncesto español la próxima campaña.