"Que Viva España/ Y siempre la recordarán/Que Viva España / La gente canta con ardor/Que Viva España / La vida tiene otro Sabor/ Y España es la Mejor"... Manolo Escobar se aferró a su clásico para honrar a la Selección delante de una multitud en estado de éxtasis.

Detrás de él, su fan número uno, Iker Casillas, y el resto de los jugadores, 'catalufos' incluidos (como llama Casillas a los jugadores catalanes), bailaban y cantaban con indisimulado cachondeo y espíritu de juerga. Tanta hipérbole patriótica podría haberle sacado los colores a más de uno, pero el lunes era un día especial, y Manolo ya se ha convertido en una presencia entrañable en la celebración de estos eventos. Triunfó hace dos años, cerrando la fiesta en Madrid de la Eurocopa, y ayer se dio otro baño de cariño en la explanada del Puente del Rey.

Y como lo de Iker con Manolo también es amor, no del estilo del que profesa el portero por la Carbonero, pero amor, al fin y al cabo, el santo Iker se saltó el protocolo y acabó haciéndose fotos con su ídolo.

Casillas se saltó el protocolo para hacerse fotos con élDespués, en un alarde de temeridad, los chavales de 'la roja' se lanzaron a por el casi octogenario Escobar y lo mantearon con cariño y despreocupación, olvidando que Escobar ha sobrevivido a un infarto y todavía está convaleciente de una operación de cáncer de colon.

Los 'tuiteros' reconocieron que lo que estaban viendo tenía más peligro que un encierro de San Fermín y poblaron Twitter de mensajes tipo: "¿Hay mejor manera de celebrar el Mundial que casi matando a Manolo Escobar a manteo limpio?"; "Me voy a la cama iwal de desorientao que Manolo Escobar". Al final, Manolo Escobar logró emular a Casillas y se convirtió, por un tiempo, en uno de los 'trending topics' de esa red social, es decir, que toda la red hablaba del cantante de Almería.

Eso tenía casi tanto mérito como lo que acababa de lograr la selección de fútbol.