Mandiá
Mandiá se lamenta en la banda. EFE

El Racing de Santander ha llegado a un acuerdo con el entrenador Juan Carlos Mandiá para rescindir su contrato, tras el peor inicio de Liga en la historia del club santanderino, que ocupa la decimoséptima posición en la tabla.

El presidente del Racing, Francisco Pernía, que ha comparecido en rueda de prensa junto al ya ex entrenador, ha agradecido su trabajo públicamente desde que llegó este verano, procedente del Hércules, pero también ha insistido en que los resultados no son los que la entidad esperaba.

"Aún se está a tiempo de recuperar la temporada", ha apuntado en conferencia de prensa Pernía, que no ha querido adelantar quién se hará cargo ahora de la plantilla, ni siquiera en el partido de Copa del Rey de este miércoles contra el Salamanca.Jamás se han metido en ninguna decisión y es muy difícil encontrar ese hábitat

Por su parte, Mandiá ha iniciado su despedida agradeciendo que los dirigentes del Racing se hayan comportado con él como "auténticos señores" y hayan dado al equipo técnico una "tremenda libertad para trabajar". "Jamás se han metido en ninguna decisión y es muy difícil encontrar ese hábitat para un entrenador", ha subrayado Mandiá.

En la vida como en el fútbol es difícil mantener siempre el equilibrio y no caer

En cuanto al análisis de las causas por las que se ve ahora obligado a abandonar al Racing, después de haber ganado sólo uno de los once partidos disputados (10 de Liga y uno de Copa del Rey), Mandiá ha destacado la dificultad que ha entrañado tener que "construir un equipo prácticamente nuevo en defensa y en ataque".

En este sentido, el entrenador gallego ha recordado que "en la parte de atrás se han ido cinco jugadores y casi todos están jugando la Liga de Campeones" y ha aludido a los problemas físicos que han aquejado a los refuerzos en ataque (Xisco y Luis García) y al burundés Mohammed Tchité.

En cualquier caso, Mandiá ha opinado que los jugadores "han dado todo lo que podían", por lo que no tiene ninguna queja de la plantilla, sino el convencimiento de que "tiene un margen de mejora tremendo".

"En la vida como en el fútbol es difícil mantener siempre el equilibrio y no caer", ha opinado el técnico destituido, para quien "lo importante es tener la energía para levantarte".