Rooney y Chicharito
Wayne Rooney, delantero del Manchester United, celebra uno de sus goles ante el West Ham con Chicharito Hernández. Toby Melville / REUTERS

El Manchester United remontó un complicado encuentro al West Ham (2-4) merced a un genial Wayne Rooney, que con sus tres goles hizo que su equipo ampliara la ventaja sobre Arsenal y Chelsea, obligados a ganar para no perder la estela de los 'Red Devils'.

El West Ham se puso por delante con dos penaltis transformados por Mark Noble, ventaja con la que se llegó al descanso.

Sin embargo, Rooney salió al rescate en la segunda mitad. Marcó primero en el minuto 65 de lanzamiento directo, luego en el 73 de potente disparo y el definitivo, de penalti a diez minutos para la conclusión.

Chicharrito Hernández anotó el cuarto poco después y sentenció a un West Ham que desaprovechó una gran oportunidad para  salir de la zona de descenso.

De esta forma, el conjunto de Sir Alex Ferguson asegura una semana más la primera plaza en la Premier League con 66 puntos, a falta de tan solo siete jornadas.

Tropiezo de Arsenal y Tottenham

El Arsenal no pudo pasar del empate a cero con el Blackburn de Míchel Salgado en el último encuentro del sábado y queda segundo a siete puntos del United, aunque con un partido menos jugado.

El conjunto del francés Arsene Wenger fue incapaz de rubricar su dominio y plantear auténticos problemas al meta visitante Paul Robinson.

El Blackburn, que había perdido cinco de sus últimos ocho partidos, se creció en defensa, incluso cuando se quedó con un hombre menos en el minuto 76 tras la expulsión de Steven Nzonzi.

Wenger se jugó el todo por el todo en el segundo tiempo con la entrada del español Cesc Fábregas, el francés Marouane Chamakh y el danés Nicklas Bendtner, pero no le valió para amarrar los puntos.

El Tottenham, por su parte, condicionado por las bajas y preocupado por su visita al Santiago Bernabéu el martes, tampoco pasó del empate ante el Wigan de Roberto Martínez (0-0). Un paso atrás para el conjunto londinense, que se descuelga de la lucha por el cuarto puesto, que da acceso a la Liga de Campeones.

La igualada tampoco saca del apuro al Wigan, que se mantiene como colista de la categoría, con la mirada puesta en el descenso.

El Liverpool, mientras tanto, salió malparado de su visita al campo del West Bromwich (2-1), que logró el triunfo a falta de dos minutos. Logró el cuadro local los tres puntos gracias a dos penaltis transformados por Brunt, que echaron por tierra la ventaja inicial 'red' lograda con un gol del eslovaco Martin Skrtel.