Salva Sevilla y Mikel Oyarzábal
Salva Sevilla y Mikel Oyarzábal. EFE

Un gol del noruego Martín Odegaard ha puesto fin a una racha de 16 años sin ganar en Son Moix de la Real Sociedad y acabó con la condición de invicto del Mallorca en su campo 8 meses después.

Como ante el Eibar hace una semana, los mallorquinistas marcaron territorio desde el principio ante un rival al que le costó encontrar su sitio y, sobre todo, adaptarse al fuerte calor reinante en la isla. Sorprendieron de inicio a la Real con un juego agresivo y vertical.

La victoria de los vascos en la isla, primera de la temporada, se fraguó tras un gran contragolpe y a la salida de un córner en su área. Poco antes, el mallorquinista Lumor había estrellado un remate en el palo. Fue una contra de libro conducido por Portu y materializado de manera espectacular por Odegaard.