Gol del Zaragoza
Los jugadores del Zaragoza celebran un gol marcado ante el Málaga. (Efe) EFE/Paco Rodríguez

El Real Zaragoza consiguió en La Rosaleda un 0-3 que le deja la eliminatoria de octavos de la Copa del Rey prácticamente sentenciada, a falta del partido de vuelta en La Romareda, a priori puro trámite.

A pesar de que Víctor Fernández dejó fuera de la convocatoria a algunos de sus titulares pensando en el próximo partido liguero contra el Real Madrid, sus hombres demostraron desde el primer momento su superioridad, no tuvieron que esforzarse demasiado ante un inofensivo Málaga.

El primer gol llegó en el minuto doce, obra de Sergio García que se aprovechó de un fallo en la cobertura malagueña. El delantero se llevó el esférico, enfiló la puerta y batió al portero en su salida.

En los primeros 45 minutos, el Málaga sólo dio muestras de voluntad, ya que ni siquiera fue capaz de disparar en ninguna ocasión entre los tres palos.

La segunda parte sólo sirvió para que el Zaragoza ampliara su ventaja.

El segundo tanto llegó en el minuto 50 tras un contragolpe rápido que culminó Sergio García de un disparo cruzado al que no pudo responder el meta local.

A falta de un cuarto de hora, un nuevo contragolpe visitante se convirtió en el 0-3 tras recortar Óscar a su marcador, pero antes de la conclusión Ewerton y Movilla, éste con un balón que repelió el larguero, estuvieron muy cerca del 0-4.

Ficha técnica:

0 - Málaga: Goitia; Gámez, Silva, Jesule, Valcarce; Rictic, Romero (Lobato, m.57), Sandro (Salva, m.46), Ernesto; Antonio Hidalgo y Chengue Morales (Jonathan Valle, m.51).

3 - Zaragoza: César; Chus Herrero, Piqué, Gabi Milito, Juanfran; D'Alessandro (Oscar, m.58), Movilla, Celades (Longas, m.76), Lafita; Diego Milito (Ewerton, m.46) y Sergio García.

Goles: 0-1, M.12: Sergio García. 0-2, M.50: Sergio García. 0-3, M.75: Óscar.

Árbitro: Lizondo Cortés (Comité valenciano). Amonestó a los locales Chengue Morales y Jonathan Valle y a los visitantes Juanfran y Movilla.

Incidencias: Partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey. Estadio de La Rosaleda. Unos siete mil espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del ex presidente Málaga Juan Moreno de Luna.