El conjunto malagueño no depende de sí mismo, pero al menos debe ganar los tres partidos que restan de la primera fase para continuar soñando.