Descenso del Málaga
Los jugadores del Málaga, tras el gol del Levante UD, que certificaba el descenso a Segunda. EFE

Aunque el descenso del Málaga CF se consumó este jueves en el campo del Levante UD, su afición lleva meses asimilándolo. La Rosaleda tiene claro quién es el culpable: Abdullah bin Nasser Al Thani, máximo accionista y presidente, lleva un año sin pisar la ciudad pero se ha hecho omnipresente en cánticos y pintadas. Los aficionados se sienten engañados por el jeque catarí. En cinco años, el Málaga ha pasado de rozar las semifinales de la Champions League a la Segunda División.

Al-Thani llegó al club en el verano de 2010. Sus primeros fichajes sonados fueron dos veteranos como Julio Baptista y Martín Demichelis. El proyecto no despegaba y a mitad de temporada contrató a Manuel Pellegrini, que el curso anterior había dirigido al Real Madrid. Al-Thani iba en serio, o eso parecía, y al verano siguiente hizo saltar la banca con 60 millones en refuerzos: Cazorla (del Villarreal, 23 millones), Toulalan (del Olympique de Lyon, 11), Monreal (Osasuna, 6 millones), Isco (la perla de la cantera del Valencia, 6 millones), Joaquín (Valencia, 4 millones), Mathijsen (Hamburgo, 2 millones), más Kameni y Van Nistelrooy, que llegaron gratis. Entre otros.

Esa temporada, el Málaga acabó cuarto por delante del Atlético de Madrid y se clasificó para la Champions League, en la que firmó una brillante trayectoria. Se clasificó por delante del Milan en la fase de grupos y eliminó al Porto en octavos de final. En cuartos de final se midió al Borussia Dortmund, al que tenía en la lona cuando llegó el tiempo de descuento del partido de vuelta. Sin embargo, los últimos arreones del Wetsfalenstadion y un arbitraje polémico volteó el marcador en el añadido, de 1-2 a 3-2.

Cómo desmantelar un equipo de fútbol

Ese verano, el proyecto se desintegró. Al-Thani vendió a Isco al Real Madrid por 30 millones; a Toulalan al Mónaco por 5; a Joaquín a la Fiorentina por algo menos de 2. Los fichajes dejaron de ser sonados. No es que aquella noche de Dortmund le hiciera perder la ilusión. Al-Thani se hartó de que la ampliación del puerto deportivo de La Bajadilla (Marbella), entre otros proyectos, siguiera paralizada varios años después de serle adjudicada a él. Por si fuera poco, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía anuló la concesión hace sólo unos meses.


El pasado verano, el Málaga dio otro paso atrás. Pese al gran final de temporada del equipo a las órdenes de Míchel, que había encauzado la temporada, la lista de bajas fue una sangría. Míchel se quedó sin la columna vertebral del equipo (Kameni, Camacho, Fornals, Sandro) y no dudó en enfrentarse en público al presidente. Se vendió por unos 30 millones y se fichó por unos 10. La llegada de José González a mitad de temporada en lugar de Míchel tampoco ha servido para nada. Diez años después, el Málaga vuelve a Segunda.