Robinho, Raúl y Baptista, en el ataque del Real Madrid ante el Roma

Schuster, pensativo durante una rueda de prensa (REUTERS)
Schuster, pensativo durante una rueda de prensa (REUTERS)
Juan Medina / REUTERS

La temporada del Real Madrid alcanza su punto de inflexión esta noche en el Santiago Bernabéu en el partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones ante el Roma, un partido que puede marcar el devenir más inmediato de los blancos.

Alineaciones confirmadas:

Real Madrid: Iker Casillas; Salgado, Pepe, Cannavaro, Heinze; Gago, Diarra, Guti; Baptista, Robinho y Raúl.

Roma: Doni; Cicinho, Mexes, Juan, Tonetto; De Rossi, Aquilani; Taddei, Perrotta, Mancini; y Totti.

Árbitro: Kyros Vassaras (GRE).

Estadio: Santiago Bernabéu.

Hora: 20.45

El encuentro no llega en el mejor momento para los de Bernd Schuster: el equipo atraviesa una fase de incertidumbre, juega peor que nunca, y enfrente tendrá a un equipo experimentado que sólo ha perdido en una de las tres visitas que ha hecho a Madrid. Remontar el 2-1 de la ida no va a ser nada fácil.

Las bajas agravan la situación. No están Van Nistelrooy y Robben, lesionados, ni Sergio Ramos, sancionado. Schuster se ve obligado a cambiar el guión y encuentra dificultades para componer la alineación. Hay ansiedad. Todos esperan un partido complicado, pese a que los blancos sólo necesitan ganar por 1-0 para clasificarse.

Schuster ha metido al final a Baptista y Raúl junto a Robinho, escorado a la izquierda. En el lateral derecho está Salgado y no Torres. En el centro del campo se unen Guti, Diarra y Gago.

Una auténtica noche europea

Sea cual sea su elección, a Schuster se le ve inquieto: "No será suficiente con un buena noche de Robinho para ganar". El entrenador sabe que ante el Roma deberá demostrar aquello que propició su fichaje el verano pasado: ir un paso más allá, llegar a cuartos, donde el Madrid no transita desde 2003.

Los jugadores y el club ya han apelado al espíritu de las mágicas noches europeas. Robinho reclama un estadio lleno y el apoyo incondicional de la grada para culminar la remontada. El club repartirá 85.000 banderas para crear un ambiente de 'Champions', el famoso miedo escénico. Todo está preparado para un partido decisivo en el que Schuster y el equipo se juegan mucho más que el pase a cuartos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento