El Real Madrid considera "intolerables" los insultos y amenazas a los árbitros en un comunicado oficial difundido en su página web tras la polémica por la actuación del árbitro Javier Turienzo en el partido contra el Rácing.

"Una de las características tradicionales del comportamiento social del Real Madrid y de sus dirigentes", dice la nota, "ha sido el respeto a la profesión arbitral y a sus decisiones, actitud que la actual Junta Directiva, con su presidente a la cabeza, se ha esforzado por mantener e incluso acentuar, evitando cualquier declaración que pudiera contradecir esa postura".

"Los últimos acontecimientos deportivos que ha vivido nuestro equipo", añade, "han afectado intensamente, como no podía ser menos, al madridismo, pero entendemos que es precisamente en estos momentos, cuando más necesario es mantener los principios y los criterios que han orientado históricamente la trayectoria de nuestro club".

El Real Madrid entiende que "estar contentos con los árbitros y hablar bien de ellos cuando las cosas salen a la medida de nuestros deseos, no tiene mérito alguno y es prácticamente obligado; mantener el respeto hacia los árbitros y acatar sus decisiones, aunque se discrepe con ellas, es lo que distingue a un club, como el nuestro, que pretende dar testimonio permanente de elegancia, de señorío y de defensa de las virtudes deportivas, por encima de cualquier otra consideración".

"Por ello", prosigue el comunicado, "consideramos intolerable que las críticas, a una determinada actuación arbitral, que pueden ser perfectamente legitimas, se conviertan en insultos y amenazas que afectan no sólo a la persona del árbitro en cuestión, sino, lo que es aún más grave, a su familia".

Ese tipo de actitudes, según el club, "son absolutamente rechazables y por tanto, nunca serán compartidas por el Real Madrid que cree profundamente en los valores del deporte y que considera que el fútbol es ante todo un juego que debe unir y no separar a las personas", concluye la comunicación del Real Madrid.

Denuncia a Mijatovic

El director deportivo del Real Madrid Pedja Mijatovic ha sido denunciado por los árbitros ante el Comité de Competición por sus declaraciones tras el partido del sábado en las que advertía que "están pasando cosas muy raras".