Lydia Lidia Valentín
Lydia Lidia Valentín FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE HALTEROFILIA

El deporte español tenía una cita con la historia en Bucarest, la ciudad que ha acogido el Campeonato de Europa de halterofilia, y ha dado la talla con creces. La expedición ha roto el molde al conquistar 13 medallas y el cuarto puesto en el medallero.

Además del éxito colectivo, Josué Brachi y Lydia Valentín han escrito su nombre en la historia del deporte español. El sevillano se ha convertido en el primer ‘haltera’ masculino en conquistar el oro europeo y la leonesa ha agrandado su leyenda al apuntarse su cuarto título, lo que le convierte en la española que más veces ha subido a lo más alto del podio en citas continentales.

La sensación de haber logrado lo que nadie no es nueva para ninguno de los dos. Lydia cerró ‘su’ círculo de oro en el Campeonato del Mundo 2017 de Anaheim, donde conquistó el título que le faltaba para poder presumir de ser campeona olímpica, del mundo y de Europa. Josué también dejó huella en Estados Unidos, pues se colgó la primera medalla mundial masculina de la historia de la halterofilia española.

Todo el equipo español vuelve a España con la cabeza bien alta. Los olímpicos Andrés Mata y David Sánchez han vuelto a subir al pódium continental, mientras Irene Martínez y Alberto Fernández se han ganado el privilegio de vivir esa experiencia por primera vez.  

Campeona y espejo para sus compañeros

Lydia Valentín es el símbolo de este deporte, tanto a nivel nacional como internacional. A los excepcionales logros cosechados durante 20 años de trabajo diario se suma su lucha contra el dopaje, una lacra que le ha impedido saborear dos podios olímpicos, uno de oro en Londres 2012 y otro de plata en Pekín 2008.

A pesar de que la halterofilia no es un deporte de masas en España, Lydia sí es una deportista de masas. Ya sea por sus éxitos, por los obstáculos que ha tenido que superar o, simplemente, por como ser como es, se ha convertido en una de esas deportistas que son reconocidas por la calle y a la que le piden ‘selfies’. Sus propios compañeros agradecen todo lo que representa, tanto sobre la tarima como en su vida cotidiana: “Lydia es nuestra referente, el espejo en el que mirarnos, la que nos enseñó que podíamos ganar a cualquiera”, admite Josué Brachi.

Brillante camino a Tokio 2020

El futuro de la halterofilia española es prometedor. Lydia ha asegurado que quiere seguir cosechando éxitos en su camino hacia su última gran cita olímpica, empezando por los Juegos Mediterráneos de Tarragona 2018. Al menos hasta 2020 seguirá siendo la luz que guía a los jóvenes talentos. Esos que siguen su estela y confirman en cada entrenamiento y cada competición que están preparados para seguir sus pasos.