Luke Heimlich, estrella de Oregon
Luke Heimlich está llamado a ser uno de los grandes la MLB Youtube Oregon State

Un gran dilema tiene revolucionada a la Major League Baseball (MLB) en Estados Unidos. Uno de los mejores jugadores de la liga universitaria, llamado a estar en los primeros puestos del draft y ser estrella, se declaró culpable de abusar de su sobrina de seis años cuando él tenía 15, aunque ahora lo niega.

Se trata de Luke Heimlich, pitcher de los Oregon Beavers, de la Universidad de Oregon State. A sus 22 años, es el ídolo de los aficionados, que miran para otro lado y 'perdonan' el pasado de su jugador estrella.

Él asegura que se declaró culpable para acelerar el proceso, aunque niega que los hechos se produjeran. No ha trascendido la identidad de la víctima aunque la madre de esta no duda de que todo ocurrió como la niña relata, ya que "sus descripciones fueron demasiado específicas".

En la primera semana de junio se celebra el draft de la MLB, y todo Estados Unidos se pregunta si la mejor liga de béisbol del mundo está preparada para aceptar a Heimlich pese a su pasado, como sí ha hecho su universidad.

"Ella le dijo que parara, pero no lo hizo"

La grave historia fue destapada por 'The Oregonian', y en ella se recogen datos explícitos de los abusos por los que Heimlich se declaró culpable, tras la denuncia de la hija de uno de sus hermanos mayores, no ha trascendido ningún dato personal más.

La niña, que por aquel entonces tenía 6 años, declaró que, estando en la habitación de Heimlich, este le quitó la ropa interior e inició tocamientos internos y externos. Ella le pididó que parara, pero él no lo hizo, relataba el diario de Oregón.

Tras el juicio, se le impuso la condicional durante dos años y se registró como acosador de nivel uno durante cinco años, una norma del estado de Washington que le cataloga como acosador de bajo riesgo con poca probabilidad de reincidir. También tuvo que escribir una carta de disculpas a su sobrina.

De todo eso han pasado seis años. Él niega los hechos pese a que se declaró culpable y cumplió con las penas impuestas. Ahora, la sociedad americana se pregunta si tiene un hueco en la élite, si es o no culpable, si, de serlo, merece la oportunidad de demostrar en la MLB lo que sí le ha permitido vivir la Universidad de Oregon.