El Real Madrid comenzó este miércoles a presentar a sus refuerzos para la temporada 2019/2020. Luka Jovic, el joven rematador serbio procedente del Eintracht de Frankfurt, ha sido el primero en desfilar por el palco de honor del Santiago Bernabéu.

Tras la habitual alocución de Florentino Pérez, Jovic se mostró tan concreto como se espera que lo haga en el campo cada vez que le caiga un balón. En su lengua natal se definió como "el chico más feliz del mundo" y apenas dejó una frase más: "Estoy seguro de haber tomado la mejor decisión y lo voy a dar todo para ayudar al Real Madrid a ganar más títulos”.

En su mensaje de bienvenida, Pérez aseguró que el delantero había sido pretendido por "varios de los grandes clubes de Europa”: “Aquí vas a estar arropado por los mejores jugadores del mundo y un maravilloso entrenador”, le dijo.

El presidente anunció a los presentes que la puesta de largo de Jovic escenifica "el comienzo de un nuevo proyecto": “No ha sido el año que esperábamos y vamos a reaccionar con fuerza en busca de nuestra ambición histórica, que es la victoria”.

Breve y directo

Tras pisar el césped del Bernabéu por primera vez, ya con su nueva camiseta, Jovic se sentó frente a los periodistas. “Se puede decir que soy tímido, pero no quiero hablar mucho de eso”, explicó. La pregunta llegó debido a la brevedad de sus respuestas, sin margen a la polémica.

“Yo no sabía de ninguna otra oferta, de eso se ocupa mi agente”, dijo cuando le preguntaron por el Barça. “He jugado como segundo punta, puedo jugar solo o con otro”, respondió sobre su puesto ideal. “No quiero hablar de mí mismo, todavía tengo que aprender mucho”, rechazó cuando le pidieron que se definiera.