Luka Jovic
Luka Jovic, en su presentación con el Real Madrid Instagram Jovic

Luka Jovic publicó un extenso artículo en 'The Player's Tribune', el portal que da voz a los deportistas, en el que repasa sus orígenes en Serbia hasta terminar por dar el salto al Real Madrid, algo que ha ocurrido este verano.

El delantero, que asombró a Europa la pasada temporada en el Eintracht de Frankfurt, recuerda sus primeros pasos en el mundo del fútbol desde que empezó a jugar en Batar, una pequeña localidad serbia de menos de 200 habitantes: "Allí el lema es trabaja duro y sueña a lo grande", explica Jovic.

Desde siempre, el serbio quiso ser delantero: "Siempre estuve obsesionado con marcar", añade el jugador del Real Madrid, que de pequeño visionaba las cintas de los Mundiales y se fijaba en jugadores como Ronaldo, "el Ronaldo original", como le llama en la carta.

Jovic recuerda el momento en el que los ojeadores del Estrella Roja de Belgrado le ficharon de su modesto club, el FK Omladinac. Un momento feliz que al poco tiempo se vería empañado por un duro problema familiar: la enfermedad de su hermana.

"No suelo hablar mucho de esto, pero cuando tenía 10 años a mi hermana le diagnosticaron leucemia. Mi madre tuvo que dejar el supermercado que regentaban para cuidarla y durante un tiempo mi familia estuvo separada. Yo vivía con mi padre y mi abuelo e iba a mis entrenamientos con el Estrella Roja mientras mi madre estaba en el hospital con mi hermana", cuenta.

Recuerda perfectamente el momento en el que, al llegar a su casa, había una gran celebración por que su hermana se había curado: "Aquello me dio muchas ganas de tener éxito, quería ser una ganadora como ella", escribe.

Tras su paso por el Eintracht de Frankfurt, Jovic ahora es jugador del Real Madrid: "Es increíble". Pero sigue manteniendo el espíritu de su pequeña localidad natal: "Sólo tengo grandes sueños".