Luis Suárez
El delantero Luis Suárez celebra un gol ante Inglaterra en 2014, en el pasado Mundial de Brasil. EFE

Luis Suárez se ha convertido en el nombre del Mundial 2014, pero no gracias a sus goles, sino a su ya polémico mordisco sobre el italiano Giorgio Chiellini, que le ha acarreado una sanción de 9 partidos y cuatro meses alejado de los terrenos de juego.

El uruguayo acumula un historial muy extenso de suspensiones en partidos en los últimos cuatro años. El delantero de Salto ha recibido sanciones que, sumadas, acumulan 47 partidos. Sin embargo, en el mismo periodo de tiempo, Suárez no ha visto ni una tarjeta roja, tal y como destaca el Daily Telegraph inglés.

Suárez fue suspendido con siete partidos  en noviembre de 2010 por morder, cuando estaba en las filas del Ajax, a Otman Bakkal, jugador del PSV. Trece meses después, recibió una sanción de ocho partidos por dirigir insultos racistas contra Patrice Evra en un Liverpool-Manchester United. En abril de 2013, recibió una sanción de diez encuentros por morder al defensa serbio del Chelsea Branislav Ivanovic y finalmente, su mordisco sobre Chiellini le acarrea una sanción de nueve partidos internacionales a los que hay que sumar los 13 que se perderá durante su sanción de cuatro meses (siempre y cuando siga en el Liverpool).

El futuro de Luis Suárez está en el aire tras el incidente con Chiellini, aunque parece que FC Barcelona sigue decidido a contratarle.