Luis Enrique
El entrenador del FC Barcelona, Luis Enrique, en rueda de prensa. EFE

El entrenador del Barcelona, Luis Enrique Martínez, se ha mostrado cauto en relación al notable inicio de temporada de su equipo al asegurar que "el elogio debilita" y ha avisado que ni sus jugadores son "tan buenos" cuando ganan, ni van a ser "muy malos" cuando pierdan.

Antes del partido de Liga que su equipo disputará este domingo (21.00 horas) ante el Levante, el técnico asturiano ha valorado la situación de su equipo, que en este inicio de temporada ha logrado un pleno de victorias.

En este sentido, Luis Enrique prefiere ir paso a paso y obviar las opiniones positivas que su proyecto ha recibido por parte de entrenadores, prensa y jugadores. "Si recibo muchos elogios que me puedan agrandar, cuando llego a casa mi mujer me pone en mi sitio", ha bromeado.

Hay aspectos del juego que todavía no he podido poner en prácticaPor ello, prefiere ir paso a paso y no pensar en el futuro: "El elogio debilita, este es un lema que me impuesto. Prefiero pensar en el presente. Ni somos muy buenos cuando ganamos, ni vamos a ser muy malos cuando perdemos".

Prueba de ello es que el técnico azulgrana reconoce que aun no ha podido trabajar todos los aspectos tácticos que querría con sus jugadores, si bien ha elogiado el compromiso de sus pupilos en el día a día al señalar que están entrenando a un nivel "muy alto".

"Hay muchos aspectos a mejorar. Este es un viaje que está en continua evolución. Hay aspectos del juego que todavía no he podido poner en práctica", ha subrayado.

Como viene siendo habitual, Luis Enrique no ha dado pistas sobre la alineación para el duelo del domingo. De hecho, no ha confirmado la lista de dieciocho jugadores que mañana viajarán a Valencia, una decisión que seguirá aplicando en muchos de los desplazamientos.