Luis Enrique
Luis Enrique, en rueda de prensa. EFE

Luis Enrique, entrenador del FC Barcelona, ha señalado este martes en la previa del partido de vuelta de la Supercopa de España que pese al 0-2 obtenido en la ida en el Sánchez Pizjuán la competición todavía "se puede complicar" y que, por ello, pedirá a los suyos que en el Camp Nou golpeen primero al Sevilla para ganar también el segundo asalto.

"El objetivo es ganar el partido, ser superior al Sevilla y hacerlo a través de nuestro fútbol. A nivel motivacional no hay nada que explicar, el jugador es consciente que después de 90 minutos se puede conquistar un título y es atractivo. Se puede complicar, es un partido que se puede reabrir y buscamos golpear al Sevilla primero y llevarnos también este partido", manifestó en rueda de prensa.

Celebró, eso sí, las "buenas sensaciones" que el dejó el partido de ida. "Por jugar en su estadio, incitaba al rival a ir adelantando posiciones y presionarnos y estuvimos a un nivel altísimo. No sufrimos, excepto un par de córners o regates, jugadas claras del rival. El equipo defendió a muy buen nivel y eso suma puntos para llevarte el partido", celebró.

Ahora tendrán otra ocasión para ponerse a prueba porque espera el mismo y complicado Sevilla, con la misma idea de juego. "Los grandes equipos no cambian cuando juegan en casa o fuera. La filosofía de un equipo no debería cambiar por jugar ante 80.000 personas, seguro que Sampaoli no cambiará. Espero un Sevilla complicado", auguró.

Luis Enrique, satisfecho con las buenas sensaciones de su equipo

Reconoció que, ante el sistema utilizado por Jorge Sampaoli, es "muy difícil" imponer el juego azulgrana ante un rival que presiona como el Sevilla. Por ello da menos importancia a tener la posesión del balón, "clave en el 95% de los partidos". "Pero si viene un rival a jugar hombre a hombre a campo contrario las prioridades pasan a ser otras, tienes que decidir qué estilo premia más. Hay partidos que la posesión me interesa cero patatero, me interesa el resultado", aseguró.

Luis Enrique, que prefiere "ser positivo" y no llamar al mal tiempo, reconoció que la frase que pronunció sobre que tiene la mejor plantilla desde que es técnico blaugrana le va a "acompañar toda la temporada". "Lo dije porque así lo siento, por transmitir lo que yo veo y a mis jugadores la confianza ciega que tengo en ellos. Lo mantengo. No significa que vayamos a conquistar más títulos, podemos tener mejor plantilla y no ganar un título porque la diferencia entre ganar o no es muy pequeña", señaló.

"Umtiti está adaptándose a un nuevo equipo y a un nuevo estilo que le pedimos, no es fácil. Lleva un par de semanas, las competiciones son las que son y el calendario es el que es y con las lesiones necesitamos a todos los jugadores. Estamos valorando el rendimiento físico porque las competiciones están aquí", valoró sobre una de las caras nuevas de la temporada junto a Lucas Digne, André Gomes y Denis Suárez.