Lucas Eguibar
Lucas Eguibar besa la medalla de plata lograda den Sierra Nevada. EFE

El rider guipuzcoano Lucas Eguibar se ha proclamado subcampeón del mundo de boardercross, una de las disciplinas más competitivas y espectaculares del snowboard olímpico, y con 23 años recién cumplidos se ha confirmado como uno de los principales activos del deporte de invierno español.

En la estación granadina de Sierra Nevada y ante un público entregado, entre ellos el rey Felipe VI, Eguibar fue superando todas las eliminatorias previas hasta plantarse en la gran final en la que se enfrentó a veteranos gigantes sobre la tabla como el campeón olímpico, Pierre Vaultier, o el doble campeón mundial, Alex Pullin, ambos siete años mayores que el español.

Pero a pesar de su menor experiencia en grandes citas, Eguibar completó un arriesgado descenso en la última ronda en la que se concentró en asegurar la medalla de plata, ya que el francés Vaultier, el gran favorito, pronto se escapó hacia el oro.

La estrategia del vasco funcionó, aunque sintiendo de forma casi permanente el aliento del australiano Pullin, que llegó a tocarle en una curva, y que cruzó la meta a solo un palmo de distancia para colgarse el bronce.

Sabía que una medalla iba a ser muy importante para mí, para Sierra Nevada y para el país entero«Siempre salgo a ganar, pero esta vez sabía que una medalla iba a ser muy importante, para mí, para Sierra Nevada y para el país entero. Estoy muy orgulloso. Me veía segundo todo el rato, pero sabía que tenía a Pullin detrás y que tenía que apretar mucho si quería la plata porque no es un rival cualquiera», declaró Eguibar, todavía con el sudor en el cuerpo.

«Me siento orgulloso por todo el trabajo que he hecho y quiero dar las gracias a toda la gente que tengo a mi alrededor por haber creído en mí», añadió Luki, que hace cuatro años ya fue campeón mundial junior y hace dos ganó la Copa del Mundo de la especialidad.

Ahora, y tras su diploma olímpico en Sochi 2014, su gran objetivo es alcanzar los metales en los próximos Juegos de Pyeongchang 2018.

Avalistas, no le faltan. Entre ellos, el campeón Vaultier, que no escatimó elogios hacia el donostiarra:«No es que Lucas tenga ante sí un brillante futuro, es que Lucas ya está aquí. Yo no me siento superior a él porque unas veces estoy por delante y otras no... Lucas ya está en lo más alto, así que si sigue por este camino ganará muchas medallas más».

La próxima podría caer este lunes porque Eguibar aspira a otra medalla en los Mundiales de Sierra Nevada, en la prueba por equipos, en la que competirá junto al andaluz Regino Hernández.