Miguel Ángel Lotina, entrenador del Deportivo, recordó con varios periodistas los insultos que tuvo que escuchar junto al banquillo en el estadio de San Mamés (2-2), pero lejos de resentimientos comentó que "dos o tres impresentables no manchan a afición Athletic".

El técnico de Meñaka (Vizcaya) comentó que, aún así, le "molesta, sobre todo porque vengo de una familia en la que los domingos lo único que preguntaban mis padres es qué había hecho el Athletic. Por eso, que se metan con ellos de esa manera no me gustó nada".

"Uno se tiene que acostumbrar a estas cosas. Lo que pasa es que que te lo hagan en casa... Además, sinceramente, en el fútbol español no se insulta", agregó Lotina, que estuvo a punto de derramar lágrimas cuando compareció ante los medios de comunicación a la conclusión del partido con el equipo vasco.

Ya con más tranquilidad, a su llegada al aeropuerto coruñés de Alvedro, Lotina afirmó no entender ese comportamiento: "Yo soy muy respetuoso con todos y desde el primer minuto pasó eso y no lo entiendo muy bien", argumentó.