Jorge Lorenzo
Jorge Lorenzo posa con su Aprilia. (Efe) Guido Manuilo/EFE
El actual campeón del mundo de 250 cc, Jorge Lorenzo (Fortuna Aprilia), sigue con los ajustes del nuevo
chasis para el 2007, pero puntualiza que, tras el éxito cosechado el pasado año, su moto es "ganadora".

Lorenzo, en una entrevista concedida a EFE tras la sesión preparatoria que realizó este jueves en el circuito de Montmeló, explicó que trabaja con los cambios para la nueva temporada, con los que se debe mejorar "la entrada a curva".

"Tengo una moto ganadora, campeona del mundo, aunque nadie se duerme en los laureles", puntualizó el mallorquín en referencia a la competencia que se encontrará en la campaña 2007.

Así, Jorge Lorenzo puntualizó que se "malinterpretaron" unas declaraciones suyas en las que manifestó que no temía a nadie en su pugna por la reedición del título.

Ni sé lo que hace Honda ni me preocupa

"Todo el mundo tiene hambre de victoria, pero simplemente no pienso en ellos", detalló Lorenzo, quien rehusó comentar la puesta a punto que realizan las motocicletas de la marca Honda para acabar con el dominio de Aprilia.

No le preocupa Honda

El campeón fue claro cuando se le preguntó sobre la impresión que le causaba el trabajo de pretemporada de Honda: "Ni sé lo que hacen ni me preocupa".

A Jorge Lorenzo sólo le importa el trabajo de preparación que lleva a cabo para ajustar su motocicleta y, en consecuencia, tampoco le presiona el número 1 que luce este año: "Desde mi posición no puedo verlo, así que es algo que tampoco me preocupa".

El piloto cree que todavía puede mejorar su rendimiento, que "poco a poco" va mejorando y se sintió "a gusto" en Montmeló, pese a la lluvia que cayó en la sesión vespertina de los entrenamientos.

Voy mejorando mi rendimineto poco a poco

"Hemos dado un paso adelante", subrayó Lorenzo, quien admitió que todavía le cuesta rodar bajo el agua, pero que es algo que se adquiere "con experiencia".

Este viernes tendrá lugar la segunda sesión de entrenamientos en Montmeló y Jorge Lorenzo seguirá con los ajustes del nuevo chasis, convencido de que, "al final, se mejorarán los tiempos en algunas décimas".