Tras el paseo por Asteasu y el recorrido por los rincones más significativos de su casa, aprovechamos una de las terrazas del domicilio de su hermana Idoia para conversar con Julen Lopetegui. No se trata de una conversación al uso. Se trataba de entender el proceso que le llevó hasta los banquillos, la manera de vivir en la victoria o en la derrota. El seleccionador es un perfeccionista que no le ve fin al aprendizaje. “El mundo del entrenador es siempre un pozo sin fondo”. Reconoce que los técnicos son ‘ladrones de ideas’: "Intentamos adaptar lo que aprendemos a nuestra manera de interpretar el juego”.

Cuando aún era futbolista, Lopetegui estudió cinco años para convertirse en técnico. Ahora, a apenas dos semanas del reto de su vida, siente el peso de la responsabilidad, pero lo asume con ilusión. Las mariposas en el estómago son distintas de su etapa como portero, porque ser el referente del grupo requiere mayores obligaciones. Espera controlar todos los detalles, porque de ellos dependen estar o marcharse de un Mundial, pero sabe que la cohesión del grupo es la receta que más acerca a los objetivos.

Los nombres de España

A la hora de analizar nombres propios, destaca la vigencia absoluta de Iniesta, la generosidad de Sergio Ramos como capitán, el impresionante conocimiento del juego y de los rivales que tiene Sergio Busquets y la peculiaridad de Diego Costa porque “el mejor jamón viene con hueso”.

Respecto a los dos grandes iconos del fútbol mundial en la actualidad, no duda en afirmar: “Leo Messi es el mejor jugador que he conocido. Es muy difícil que volvamos a ver a otro como él. Nadie ha marcado las diferencias de manera tan continuada en escenarios tan diferentes. Es un gusto verle jugar. Para mí, el mejor de la historia”.

Su admiración por Cristiano Ronaldo, rival de España en el primer partido de Rusia 2018, es también llamativa: “Es el jugador con más mérito que yo puedo recordar. Ha sido capaz de convivir con Messi, quitarle triunfos individuales y colectivos. Es un competidor extraordinario y todo eso basado en la disciplina, en el trabajo, en la mejora. Ha marcado la dirección de un vestuario durante muchos años. A nivel mental, el más fuerte de todos.”