El Real Madrid no conocía la victoria ante el Liverpool en toda su historia y le puso remedio (0-3) con una exhibición de fútbol de las que no se olvidará en Anfield, uno de los grandes templos del fútbol del mundo.

Los de Ancelotti fueron una máquina perfecta alrededor de un 4-4-2 que da equilibrio y no resta peligro arriba. Talento sin límite y trabajo sin descanso para que el Liverpool se llevara la mayor goleada europea en su campo en toda su historia. El objetivo de la clasificación y la primera plaza del grupo de Champions, casi logrado.

La segunda parte sobró, el partido quedó sentenciado en la primera

El inicio de partido no fue sencillo para los blancos, con una buena presión de los ‘reds’ y balones a la espalda que complicaron a la defensa madridista. Pero poco a poco los madridistas se asentaron en el campo de la mano de un Isco monumental y un Cristiano imparable.

El malagueño lo hizo todo bien: paró el juego cuando fue preciso, aceleró cuando su equipo lo requirió, se hinchó a robar balones y exhibió toda su clase para volver loco al Liverpool. Ronaldo, por su parte, fue una pesadilla constante. Sin Bale y con solo dos puntas, este Madrid se vuelve más imprevisible y el portugués aparece por todas las partes del campo.

Una gran jugada entre el portugués y James puso el primer tanto del choque. El colombiano picó el balón con maestría y Cristiano, en un remate nada sencillo, batió la meta de Mignolet.

El tanto mató al Liverpool, le desconectó del partido. Kroos y James se unieron al recital de Isco y el partido ya solo se jugó en la parte del campo de los locales. Balón a un lado, después al otro, luego atrás y al final siempre la jugada acababa en peligro.

El segundo llegó tras un gran pase del alemán y un remate espectacular de Benzema de cabeza por encima del portero, y el tercero de nuevo por parte del galo, que aprovechó un balón perdido en el área tras un córner.

El descanso dio aplomo al Liverpool, que se hizo con el mando del partido con el permiso del Madrid, sabedor de que el partido estaba cerrado. Con espacios, las ocasiones más claras fueron de los blancos, que demostraron que dominan todos los registros. Si hay que dominar, se domina. Si la propuesta es el contragolpe, tanto mejor.

La tuvieron Isco, Benzema y, sobre todo, Cristiano, pero Mignolet salvó un mano a mano de los que falla muy pocos el luso.

En el final del partido, Ancelotti tuvo en cuenta el clásico del sábado y quitó a Cristiano al igual que este martes hizo Luis Enrique con Messi. La grandeza de lo hecho por el Real Madrid permitió hasta dar descanso a los jugadores que lo necesitaron.

- Ficha técnica:

0 - Liverpool: Mignolet; Johnson, Skrtel, Lovren, Moreno; Sterling, Allen, Gerrard, Henderson (Can, m.67), Coutinho (Markovic, m.67); Balotelli (Lallana, m.45).

3 - Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Varane, Pepe, Marcelo (Nacho, m.85); James, Kroos (Illarramendi, m.82), Modric, Isco; Benzema, Cristiano Ronaldo (Khedira, m.75).

Goles: 0-1, m.23: Ronaldo. 0-2, m.30: Benzema. 0-3, m.41: Benzema.

Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia). Amonestó a Kroos por el Real Madrid.

Incidencias: encuentro correspondiente a la tercera jornada del Grupo B de la primera fase de la Liga de Campeones disputado en Anfield (Liverpool).