Alisson Becker, con la camiseta del Liverpool.
Alisson Becker, con la camiseta del Liverpool. EFE

El Liverpool suma 12 puntos de 12 posibles en este arranque de Premier League. El equipo entrenado por Jürgen Klopp se ha impuesto a domicilio al Leicester City (1-2) y se mantiene firme después de la decepción que supuso perder la final de la Liga de Campeones frente al Real Madrid el pasado 26 de mayo en Kiev.

Los reds se aprovecharon de un gran arranque de partido para ponerse por delante. Con Sadio Mané, Mohamed Salah —que, eso sí, falló un gol clarísimo nada más comenzar el duelo— y Roberto Firmino produciendo acciones de ataque con una facilidad pasmosa, los de Jürgen Klopp empotraron a los foxes contra su portería, y lograron ponerse por delante.

La jugada del 0-1 llegó en el minuto 9, después de una gran acción individual de Robertson -el hombre que le ha quitado el puesto a Alberto Moreno-, que acabó con la pelota en los pies de Sadio Mané, quiern resolvió con un punterazo que sorprendió a Kasper Schmeichel. Pasó entonces el Leicester City a atacar con mucha más continuidad, pero el Liverpool respondió bien en defensa y castigó en un balón parado, a través de Roberto Firmino, que puso el 0-2 con un gran cabezazo.

Tenían los reds el partido totalmente controlado, pero Alisson Becker, el segundo portero más caro de la historia del fútbol, cometió un error grosero al intentar regatear a Iheanacho. El nigeriano recuperó la pelota y Ghezzal acabó poniendo el 1-2 y la incertidumbre llegó al equipo de Klopp, que supo defenderse bien la media hora restante para hacer pleno de puntos en este arranque de Premier League.